miércoles, julio 24

Así que le di a la UE una solución sin precedentes para iniciar la adhesión de Ucrania | Internacional

Consejo europeo
El Primer Ministro de Hungría, Viktor Orbán, en el Consejo Europeo.YVES HERMAN (REUTERS)

La próxima vez que el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, vea a su aliado Vladímir Putin tendrá una excusa que darle. Incluso en la ciudad anterior a la que se quejó contra Ucrania y contra los “burócratas de Bruselas”. Nunca respondió explícitamente que la Unión Europea inició negociaciones con Ucrania, el país fue invadido por decisión del autócrata ruso. Cuando el resto de habitantes de la comunidad le hicieron pasar hambre, el ultraconservador abandonó la sala, rompiendo el compromiso político. silencio administrativo y antes de mostrar tras su rechazo en las redes sociales: «Es una decisión completamente insensata, irracional y equívoca». En vano, porque al no mostrar dónde está la verdad, en el Consejo Europeo, ha dado su apoyo a la decisión popular. La historia de cómo se iniciarán las negociaciones por Sumar en Kiev en el club comunitario quedará registrada en los libros de texto europeos como inusual, inédita. La fórmula incluye la típica costumbre bruselense de buscar soluciones para todo, el ascenso de un líder alemán y la sugerencia de dejar un café en una habitación, crucial para la unidad europea.

Orbán lleva años siendo el grupo de las naciones europeas, abogando con medidas veterinarias para conseguir la unanimidad de todos los Estados miembros. Rara vez acaba haciéndolo. Pero estas semanas, cuando envió un documento al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, solicitando una revisión total de la estrategia común con Ucrania, subió el tono y creyó muy en serio. Y en esta ocasión lo que tenía sobre la masa no era menos: abrir negociaciones con Kiev para su adhesión al club comunitario, una decisión llena de simbolismo político que desembocó en la integración de Ucrania en el bloque occidental, algo que Moscú abortó y consideró. un asalto.

Ante esta posibilidad, las instituciones comunitarias y las capitales más relevantes se movilizaron para disolver el nuevo canto de Budapest y transformarlo en otro valiente que ha hecho de Hungría un «régimen híbrido de autocracia electoral», según Eurocámara. Michel viajó a la capital húngara. Orbán cenó en París con el presidente francés, Emmanuel Macron. El jefe del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, les llamó por teléfono… Y los mismos juegos, coordinados por el presidente del Consejo, los líderes de los cuatro grandes del club comunitario, Macron, el canciller alemán, Olaf Scholz, Más Michel y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se reunieron con él mientras el resto esperaba algún tipo de salida.

En algún momento de todas estas conversaciones se nos ocurre la solución: Orbán abandonará la sala cuando llegue el momento de dar la aprobación adecuada a la parte de las conclusiones del Consejo Europeo que podría abrir las conversaciones con Ucrania para su adhesión. Había sugerido la coreografía a la canciller alemana, quien, llegado el momento, preguntó a Hungría qué hora era para salir a tomar un café y luego le explicó las distintas fuentes comunitarias. Tras los informes anteriores, en los pasillos diplomáticos de la Cumbre se dijo que menos de lo que nadie le había dicho a la alemana Angela Merkel, capaz de mirar a los ojos a Orbán y medirse en el mandato común. Scholz, que no quiere dar ni recibir sorpresas y al que algunos culpan de un cierto error de calendario en su estrategia europea, aunque se encuentra en el centro de la política interior con una coalición gubernamental complicada, recibió así el encargo de completar una estrategia sin precedentes. “Se acordó algo y hubo una forma constructiva”, señalaron diversas fuentes de juego de la noche.

Sin confirmar que la idea fuera propia o fruto de un entendimiento en el marco de las numerosas reuniones celebradas en los últimos días, sólo admito que la idea era «un poco vieja» antes de lanzarla íntegramente con los mismos representantes. -, Scholz explicó al final de la prensa que fue entre todas las conversaciones, y cuando voy con sus compañeros discutiendo en la sala cerrada cuando decidieron lanzar la nueva fórmula. “Creo que era el momento adecuado para dejarlo, tuvimos muchas conversaciones bilaterales y tuvimos una prórroga con todos los jefes de Estado y de Gobierno y consideramos que habíamos tenido el momento de preguntar si era posible una decisión de esta manera. , y la respuesta fue sí”, dijo.

En cualquier caso, “no fue un truco”, subrayó elemán. “Le propuse al Primer Ministro húngaro que le permitiríamos tomar la decisión por derecho propio y si pensaba en la propuesta. Yo le había preguntado si lo pensaba por un momento, a lo que ella no respondió de manera inmediata y espontánea. Le respondí que tenía que probar la propuesta. Y luego tomamos la decisión a las 26 en la sala”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Scholz defendió que actuó “de acuerdo con las reglas”. Pero también reconocemos que la fórmula no es “algo que pueda hacer siempre” y que lo ideal es buscar un reconocimiento como el que busca ahora con la revisión de la base plurianual que incluye un importante rescate económico para Ucrania. «El consenso no cae del cielo como el Espíritu Santo, por lo que podemos trabajar en ello y la solución no siempre puede ser que alguien trepe por la puerta», bromeó. Este es un resort “sólo para momentos especiales”, acotó.

Es la primera vez que sucede algo así. Desde que el Tratado de Lisboa entró en vigor en 2009, ningún Estado o jefe de gobierno se ha detenido jamás a asumir su cargo directamente o delegando en un colega de otro país si no va a estar presente (los españoles suelen confiar en los portugueses ). Pero hay abogados que creen que el paso dado es válido. Los tratados indican que el Consejo ha evaluado sus conclusiones con consenso, pero en esta noción l’ausencia cabe come apoyo porque el mensaje debe explicarse.

Otras veces han buscado otras fórmulas para eludir los vetos, como poner una nota en la página que explique el inconformismo de un país que es el presidente del Consejo Europeo que toma conclusiones en las que todos coinciden. Esta vez no fue posible y aunque no hay dudas sobre la validez jurídica de la implementación, también hay fuentes jurídicas que sostienen que «la apertura de negociaciones de adhesión es una decisión de carácter eminentemente político». Es una forma de decidir que no existe ningún precepto que obligue legalmente a los dirigentes a responder al inicio formal de las negociaciones, ya que es una costumbre de la UE.

“Para Orbán fue una pantomima salvar a su ser querido”, afirmó Ignacio Molina, investigador principal del Real Instituto Elcano especializado en la UE. Una situación similar se produjo en los años posteriores al siglo pasado, cuando los entonces presidentes franceses, el general Charles de Gaulle, obligaron a sus ministros a dejar vacante la silla francesa en el Consejo de la UE (el Consejo Europeo era en aquel momento) un organismo informal. ) se resolverá con una decisión sobre política agrícola. Esta decisión paralizó el proyecto europeo, recuerdo, porque otros miembros entendieron que todos los franceses eran ilegítimos. Incluso Molina explica brevemente la diferencia: “No es lo mismo la UE de seis años que de 27. Francia no tiene hambre. Y De Gaulle no es Orbán.»

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_