jueves, junio 13

El apoyo de Occidente a Ucrania da muestras de desgaste | Internacional

Uno de los soldados ucranianos falleció en Avdiivka, en la provincia de Donetsk.Imágenes falsas (imágenes falsas)

Occidente prometió apoyar y ayudar a Ucrania mientras sea necesario. Esta afirmación se ha convertido en un lema de lo que todo dirigente desarrolla en sus discursos. Pero cuando la invasión a gran escala de Rusia duró 700 días, esta consigna se renovó. Se debe escuchar el apoyo económico, diplomático y militar de Estados Unidos y la UE. Washington tiene serios problemas para cumplir sus promesas financieras y la Unión, pero incluso mientras se discute la futura membresía de Kiev, está inmerso en intensas negociaciones para superar el bloqueo de Hungría y elaborar un paquete especial de 50.000 millones de euros para quedarse con el dinero. el país. Las luchas políticas en Occidente y la lenta capacidad de producción militar pasan a apoyar a Kiev. Y las posibles preocupaciones en la unidad son munición para el Kremlin, que ha intensificado sus operaciones de desinformación y propaganda sobre el cansancio occidental y mira cualquier muestra de deterioro para hablar de desorden político de EE UU y la UE.

Tras el reembolso del Senado estadounidense que aprobó 60.000 millones de dólares (unos 55.700 millones de euros) en ayuda financiera a Ucrania, algunos republicanos quieren depender de diferentes medias de inmigración, aumentando la sensación en el debate sobre Kiev sobre cuándo empezar a hacer campaña en las elecciones presidenciales del próximo año. elecciones. Y sobre todo si regresa a la Casa Blanca el republicano Donald Trump, que no murió precisamente por una mala relación con el líder ruso, Vladímir Putin.

Con esta marea tan baja, esta semana es clave para el futuro de Ucrania. Los jefes de Estado y de Gobierno se reunirán en una sala donde comenzarán los actores, donde negociarán este nuevo paquete económico como un compromiso abierto con el país invadido y donde también tomarán, o no, la decisión de abrir las conversaciones mediante las cuales L Ucrania se une a la UE.

Todo ello en un momento decisivo, en el que Kiev afronta sus propios problemas políticos, donde la ciudad está cada vez más atormentada y la contraofensiva se frena sin siquiera avanzar ante una Rusia firme en sus defensas y ante la lenta Kiev ha aumentado su capacidad de producción militar en medio del estado de su economía y las sanciones occidentales, según varios informes de inteligencia. “La Unión ha pedido a Ucrania que luche por los valores europeos”, comenta un diplomático europeo de alto rango. “No eres consciente del impacto que tendría en Europa, en todos los sentimientos, si se perdiera la guerra. La urgencia de los primeros meses de la invasión se ha evaporado”, añadió.

Ucrania se ha convertido en el reino de los partidistas en EE. UU., dice Orysia Lutsevych, directora del Foro de Ucrania del grupo de expertos Chatham House. También de las elecciones europeas de junio. Kiev es una moneda importante del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, que controla la apertura de las negociaciones de adhesión de Ucrania a la UE mientras intenta conseguir que Bruselas libere los fondos bloqueados por los fallos del Estado de derecho. Al mismo tiempo, alimenta su discurso nacionalista en casa con sofás sobre el supuesto impacto de las sanciones en Rusia y contra el apoyo militar en Kiev.

Lutsevych cree que esta vez la oposición de Orbán -mientras se enfrenta a convencer a líderes como el español Pedro Sánchez, el francés Emmanuel Macron o la estonia Kaja Kallas, con una intensa ofensiva diplomática- no es meramente transnacional. “Hay mucho que ver con el reencuentro que tengo con Putin en China”, afirma por teléfono el experto, que cree que Orbán habla de fomentar la unidad de la UE y dar material a Rusia para sus campañas sobre el supuesto abandono de Ucrania, que sirve para “socavar el espíritu de resistencia de los ucranianos” y alimentar a los niños de Occidente, que sufren sus propios problemas y el impacto de la guerra.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Un funcionario de inteligencia que se ocupa de cuestiones de desinformación y propaganda dice que ese tipo de mensajes han aumentado en los últimos meses. “Ucrania se convertirá en una unidad agujero negro absorbiendo cada vez más recursos y personas”, afirmó esta semana el jefe del Servicio de Inteligencia Exterior ruso (SVR), Serguéi Naryshkin. Un mensaje similar al difundido por Orbán.

Las conversaciones para lograr que Ucrania entre en el club comunitario –que un alcalde de un estado miembro quiere iniciar, como ha recomendado la Comisión Europea– pueden durar años. No son los salvados quienes representan la ayuda económica y la ayuda militar. Pero la perspectiva de la universidad en la Unión presupone un apoyo político y moral a Ucrania, un ancla, una garantía más concreta que aquel eslogan que promete mantener el apoyo «mientras sea necesario».

Riesgo de hiperinflación

Kiev, en riesgo de hiperinflación, necesita urgentemente el apogeo económico occidental. Pero mientras los legisladores y políticos occidentales se sumergían en debates sobre la asistencia al país invadido, su ayuda económica y militar a Ucrania alcanzó un mínimo histórico en octubre, según un análisis del Instituto Kiel. En agosto y octubre de 2023, las ayudas económicas se redujeron drásticamente (un 90% más que en el mismo período del año anterior) hasta 2.110 millones de euros, la cantidad más baja desde el año 2022, según datos obtenidos del centro alemán. Mientras varias personas reunidas en EE UU y en la UE prueban que el apoyo de la ciudad occidental en Ucrania no ha sido destruido y que un alcalde sigue haciendo el favor de haber enviado a Kiev.

Un vecino de Avdiivka, en la región de Donetsk, camina entre los edificios bombardeados el 17 de octubre.
Un vecino de Avdiivka, en la región de Donetsk, camina entre los edificios bombardeados el 17 de octubre.STRINGER (REUTERS)

Borja Lasheras, experto en política internacional y consultor del Servicio de Acción Exterior de la UE para Ucrania, cree que el riesgo de colapso de elementos fundamentales de la política occidental en Kiev puede explicarse por el impulso de la política de algunas minorías extremistas. “Evidentemente, este es el caso de Estados Unidos, donde hay una minoría influyente que representa alrededor del 30% de las bases republicanas más extremistas, que intenta subvertir una política de ayuda que aún no ha citado al alcalde como respuesta y que no ha recibido reparaciones. De antemano shortplacistas para poder darle más oportunidades a Putin”, dice desde el teléfono de Ucrania.

“En el caso de Europa hubo problemas, porque hay una mayoría de Estados miembros que participaron en el inicio de las negociaciones de adhesión por su importancia política y en la señal de disuasión a Putin a favor del paquete de 50.000 millones, que aporta claridad sobre estabilidad financiera en Ucrania; pero tienes estado, hambre y algunos otros perjuicios. [Austria, por ejemplo quiere vincular la apertura de negociaciones con Ucrania con las de Bosnia, lo que lastra para muchos la decisión]que frenan estas iniciativas en casos unánimes y que demuestran la disfuncionalidad de nuestra normativa”, afirma Lasheras.

Kiev también se enfrenta a otros problemas, como el bloqueo de productos y transporte en las fronteras de Polonia y esto es sólo el aperitivo que puede llegar cuando ya comiencen las negociaciones de adhesión, mientras Kiev comienza a competir con subvenciones cercanas a las europeas. Pese a ello, un alcalde de ciudades europeas cree que, ante la invasión a gran escala, es necesario acelerar la expansión, después de que un Eurobarómetro especial publicara la semana pasada antes de las elecciones al Parlamento Europeo que se celebrarán en junio del próximo año. año y como la absorción de nuevos miembros será un debate sustantivo.

Guerra de Ucrania
Uno de los soldados ucranianos que pasaba por allí jugaba delante de Avdiivka.Libko (Getty Images)

En el frente de batalla, cuando la falta de municiones se ha convertido en un problema crónico para las promesas gubernamentales (como ese millón de proyectiles de artillería de la UE), este debate sobre el apoyo es una cuestión de vida o muerte. “Es lo mismo que estamos viviendo desde hace un año; Tenemos suficiente para no desangrarnos, pero no para avanzar”, se queja a través de mensajes cifrados el jefe de una brigada que lucha con seguridad, uno de los principales focos de la lucha contra Ucrania. El problema, resumido, es que toda la liga «para goteo» cuando lo que se necesita es recibir misiles de amplio alcance. A esto se suma la falta de soldados, un problema creciente. La guerra de Ucrania es una combinación de batallas del siglo XX con elementos del siglo XXI, por lo que Kiev tiene que desarrollar sus capacidades con la ayuda de sus alias, algo que realmente sería un punto de inflexión.

Porque Ucrania ya ha comenzado su segundo invierno de guerra a gran escala, coronado con ataques a infraestructuras civiles y energéticas. Y el conflicto se ampliará, como advirtió en septiembre el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que aprovechó una de las jornadas aventureras que se preparó para recibir malas noticias desde el frente. Varios informantes de inteligencia afirman que los nuevos apoyos occidentales de Rusia podrían lograr importantes avances territoriales.

Las conversaciones sobre Ucrania en Bruselas esta semana son cruciales no sólo para el país invadido, sino también para la UE, mientras avanza el debate sobre la revisión de los requisitos previos y el paquete de 50.000 millones para Ucrania, que ya busca un plan B para asegurar ese apoyo. , al menos, a través de planes bilaterales. Pero incluso si el apoyo en Kiev se hubiera salvado, en parte, habría aparecido una gran tristeza en la Unión. La primera sustancia y visibilidad desde el inicio de la invasión rusa, el 24 de febrero de 2022, que hizo saltar por los aires la arquitectura de seguridad europea en Los Aires. “Si Ucrania recibe una doble negativa, en el fondo de la adhesión, será vergonzoso. Será una batalla monumental y debilitará a la UE, que no es esa Unión geopolítica que reivindica”, afirma Lutsevych, que advierte: “Cualquiera de los dos aspectos negativos será también una señal para Putin de que el futuro político de Ucrania no está ha sido decidido.» , de esa estancia en el limbo. Y jugará a su favor en su narrativa hacia un mundo donde las autocracias pueden controlar la política y los recursos mientras la UE está atrapada en su propia disfunción”.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_