sábado, junio 22

Guerra entre Israel y Gaza: Celebrar la liberación de Jerusalén está prohibido si se captura a los palestinos | Internacional

A la familia palestina Amani Hashim la policía le confiscó un montón de dulces, pero ella está muy feliz de haber podido ir por primera vez a un internado para sus hijos, lo sabes como una anécdota más. Es el tiempo que pasó entre cárceles hasta el 24 de noviembre, cuando un funcionario de prisiones abrió su celda y le dijo: “Vete a casa, tienes cinco minutos para prepararte”. Dado que las autoridades penitenciarias israelíes han soportado las condiciones de las cárceles debido al ataque del 7 de octubre —retirándoles, por ejemplo, dispositivos electrónicos y tiempo de televisión—, no sabía que la información se abriría ese día con una notificación que los tocaba. de la palabra: Israel y Hamás estuvieron dispuestos a intercambiar coronas y tomaron la marca de un fuego alto que se levantó al extenderse una semana, solo para venir bajo esta vida.

“Si dejara de llorar. Tanto es así que mis compañeros de Celda me ayudaron a hacer las maletas. No quiero la prisión para mis enemigos”, afirma Hashim, que en 2016 expresó su decepción con una publicación en Facebook antes de dirigirse al puesto de control militar israelí en Kalandia, entre Jerusalén y Ramala, y acelerar en dirección a un soldado. Los casos de «lesiones corporales graves» figuran en la lista del Ministerio de Justicia israelí de 300 menores y mujeres potencialmente excarcelables en el canal, entre los que han perdido dos tercios. El coche acabó lleno de balas, pero ella con cadena perpetua para cumplir una condena de 10 años de prisión que ha acabado purgando tres antes de lo previsto.

A sus 37 años, Hashim fue liberada el viernes junto a otras 23 mujeres y 15 menos. Al regresar a su casa en Jerusalén Este, encontró la ―recuperación― con varias sorpresas: cuando sus hijos tenían 10 y 11 años (la epidemia de Covid limitó las visitas a prisión) y cuando estaba por todo el mundo. Aun así, mientras Israel celebraba el regreso de sus secuestrados (lo que afecta a una fibra nacional sensible), décadas de su policía controlaba a quienes en el barrio podían lanzar hogueras artificiales, reunirse, poner música, dar discursos o compartir dulces. Es costumbre en Palestina mantener en un pedestal lo que Israel técnicamente llama «presos de seguridad».

Hashim poco importa, con una sonrisa de oreja a oreja. “La celebración estaba en mi corazón y no podía detenerla. Abrazar de nuevo a mi familia, nada menos que la cantidad de personas que celebran conmigo”, afirma. Asegura que la policía se separó de la gente y retrasó ver al nuevo de sus hijos. Y antes, además del documento de excelencia, el hielo firmó otras condiciones: prohibido hablar por megáfono, prohibido exhibir banderas palestinas, prohibido salir suavemente. «Me dejó claro que si sucediera querría detener a mi familia», añade, antes de contar que su padre le dijo a uno de los agentes: «No puedes impedir que venga». sinvergüenza [un dulce típico de la zona] en mi casa”, y esta es la respuesta: “Sí, puedo verlo”. Al final, la celebración familiar privada se limita a cuatro personas, con el salón cerrado tras bastidores y procurando no alzar la voz. Fue, en sus propias palabras, una celebración “dulce” para los muertos en Gaza.

Amani Hashim, en su casa del barrio Beit Hanina de Jerusalén Este, este miércoles.Antonio Pitta

Su barrio, Beit Hanina, está a pocos kilómetros de la ciudad de Jerusalén. Tras su paso por la Guerra de los Seis Días de 1967, Israel lo incluyó en el término municipal, en una controvertida decisión que triplicó su tamaño. En los últimos años, me encantó. Por eso, este es el mandato de la policía israelí para evitar imágenes del júbilo y la vida de Hamás que robó al pueblo y a los excluidos en zonas de Cisjordania bajo control administrativo y de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina, como Ramala. .

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Tanto la policía como el servicio penitenciario dependían del Ministerio de Seguridad Pública, reconvertido en uno más amplio, de Seguridad Nacional, cuando el ultraderechista Itamar Ben Gvir lo solicitó para entrar en la transición de diciembre al gobierno de Benjamín Netanyahu. Ben Gvir, «amigo de demagógicas y efectistas», se reunió la semana pasada, desde el querido hasta el canje, con los jefes de los departamentos de medidas a su cargo. “Mis instrucciones son claras: no tienen expresiones de felicidad. Las celebraciones de Victoria dan apoyo a esta escoria humana, a estos nazis”, dijo, según su oficina. La jefa de los servicios penitenciarios, Katy Perry, recibió la orden de abandonar cualquier intento de que los presentes en las cárceles celebraran la despedida de sus compañeros. Y a la policía, Kobi Shabtai, “mano de hierro” ante cualquier deseo de celebración o alegría, así como a los policías refugiados en los barrios donde regresan los antiguos reclusos.

Una pared demasiado verde

Eyad Aawar se echa a reír ante el cartel donde sostenía la mano del “hierro”. Sabiendo que, antes de ir a casa de sus hijos adolescentes Qassam y Nasrala, la policía se vio obligada a colocar un cuadro en blanco en una pared exterior para anunciar (como es costumbre en el mundo árabe) que un miembro de la familia ha deambulado por allí. La Meca. “Me molestó lo verde que estaba”, asegura. Es el color tanto del Islam como de la bandera de Hamás, el movimiento islámico que mató a 1.200 israelíes y secuestró a más de 200 en el cruce del 7 de octubre, que desató la guerra actual. Debajo de la pintura blanca se puede ver la silueta del Kaaba, la piedra que roe a los peregrinos en el lugar más sagrado para los musulmanes. También es necesario retirar las decoraciones antiguas del Ramadán, a mediados de año.

Pared exterior de la casa de Eyad Aawar, en Jerusalén Este, que la familia tuvo que pintar de blanco.
Pared exterior de la casa de Eyad Aawar, en Jerusalén Este, que la familia tuvo que pintar de blanco.Antonio Pitta

Qassam, de 18 años, y Nasrala, menor de edad, fueron detenidos en julio de 2022 por lanzar una bomba molotov contra un autobús de colonos. El primero recibió una pena de 26 meses de prisión; el segundo, de 30, por él y por otros delitos, como ayuda al terrorismo o incitación a la violencia con base nacionalista, según la lista del Ministerio de Justicia. Ambos son llamados el líder árabe histórico, nombre del brazo armado de Hamás, y máximo líder de la milicia libanesa Hezbolá, respectivamente. Precisamente los dos principales grupos armados que luchan estos días en Israel.

El padre estaba allí para darle la bienvenida a «estos días ultraprotegidos» que se reuniría en el recinto de Jerusalén occidental. “Se escuchó a un policía arriba de la mesa y comenzó a advertirme de todo tipo de amenazas. Para decirme que no podemos juntar a la gente, ni dividir dulces, ni sobre todo hacer fuegos artificiales. Cuidémonos para poder hacerlo».

En Silwan (Jerusalén Este), los agentes buscaron la casa y les dijeron que no querían ni una sola fiesta entre la puerta de acceso al edificio y el borde de la valla. “Insistimos en que sólo se permitirá la entrada a los familiares más buscados. Tenía un dron sobrevolando para asegurarse de que no hubiera concentración de personas. Tomaron el barrio, hasta con tiradores, como si esto fuese Yenín o Gaza”, dice.

Hola, los adolescentes liberados reciben abrazos de familiares, vecinos y conocidos que no vieron ese día. El salón de tu casa en el barrio de Silwán no es apto para personas que entren a la venta. Nasrala, con un colega de la Palestina histórica (actual Israel, Gaza, Cisjordania y su hogar, Jerusalén Este), comenzó a sonar con su liberación cuando los recién arrestados se encontraron en medio de arrestos después del 7 de octubre, contactó Ella no lo saben: que ese día Hamás y la Yihad Islámica regresaron numerosos rehens a Israel. Supongo que nunca estaría en la lista de los 300 potenciales liberados (si antes de tomar posesión de lo que existe), pero el primer día del canje verá desaparecer el arrepentimiento de varios internos de otras celdas. El 26 de noviembre un curioso dijo: “¡Hala, vete a tu casa! ¡Pero como ves en TikTok, puedes recibir tu medicamento!”.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_