miércoles, julio 24

Incredulidad en Tulkarem por la muerte de seis jóvenes: “Lo que mata a nuestros hijos es nuestro mayor enemigo” | Internacional

La tierra hoy está fresca en el hormigón del campo de refugiados de Nur Shams, a tres kilómetros de la ciudad de Tulkarem, en el norte del territorio palestino ocupado de Cisjordania. En el terreno reservado para los 18 mártires que ingresaron a principios del 7 de octubre, este miércoles se abrieron seis tumbas más. Por la mañana, Hamza (17 años), Farez (23), Yazam (23) y Adham (23), los dos primeros de la familia Fatmawi, logran recibir el entierro. Junto a ellos conocieron a sus amigos Ahmad Hamarshi y Ahmed Issa (ambos de 19 años). Un misil lanzado por un dron israelí lo recogió cuando pasaba junto a la fiesta en la calle, charlando entre ellos y divirtiéndose en sus teléfonos móviles. Pensé que estaba salvado porque los soldados que casi todos los días cobraban víctimas en este campo se cruzaban a varios kilómetros de distancia, destrozaban casas y coches y se llevaban todo lo que consideraba sospechoso. “Sólo había un chavales que querían pasar un rattos”, asegura Sara. “Ojalá hubieran hecho algo por la causa palestina; Ahora estaría igual de triste, pero también orgulloso».

Desde que Hamás se puso en guardia contra las búsquedas israelíes en Gaza que se saldaron con 1.200 muertos, las operaciones de búsqueda y captura de las Fuerzas de Defensa de Israel en este campo, donde vivían 13.500 personas, han sido constantes. Entre dos meses y duraciones medias del conflicto, el suelo de sus calles está completamente levantado por el pie de las topadoras militares D-9 del ejército y en un laberinto de calles estrechas y llenas de diversos edificios que han sido destruidos. Desde el 7 de octubre han muerto 24 personas que se enfrentaron a los soldados. La tensión entre la población es constante. En las últimas 24 horas, los tropos, con sus todoterreno y sus excavadores aparecieron en dos ocasiones. En el segundo, en la madrugada del miércoles, acompaña al dron que se reunió con estos jóvenes.

Justo detrás del cemento, en un solar dedicado a fiestas, cuerpos y todo tipo de reuniones sociales, estos miércoles se celebra un funeral. Ahmed Fatmawi (44 años), padre de Hamza, el mayor del difunto, recita en fila india a los ancianos que intentan darle peso y abrazarlo mientras varios niños en el departamento de cafetería. Tiene una gran barba negra y viste una chaqueta militar. Recuerda que tu hijo se encontró con sus primeros amigos y sus amigas frente a su casa cuando dejó caer la bala; Eso no era hacer nada especial, sólo pasar el momento con él, como todas las noches. “Después de la explosión lo llevaron en una ambulancia junto con otro de los héroes. Todos estaban vivos, respirando”, asegura Ahmed. Pero los soldados detuvieron el vehículo sanitario para inspeccionarlo de camino al hospital, continúa. «Si no sé quién es, todavía puede estar aquí».

En las afueras del recinto funerario, uno de los niños se sienta y juega con los balaclaws que, cada semana, recogen cajas todos los días de la tierra. Desde allí un tranvía con escaleras de 50 pasajeros te lleva hasta el lugar donde se produce el ataque. En el suelo hoy está la aguja que salió del proyecto y con la que los niños juegan para presentar el poste de una silla. Un metro a la derecha, la persiana metálica del frente donde antes se habían reunido los jóvenes, parecía completamente bombardeada por el puesto. Frente a la tienda, la casa del chico de Hamza tiene toda su fachada rosa llena de sacapuntas de metal.

Un vehículo cargado de explosivos siguió la incursión de Israel en el campo de refugiados de Nur Shams.
Un vehículo cargado de explosivos siguió la incursión de Israel en el campo de refugiados de Nur Shams.desconocido

Mientras los hombres continúan su duelo en el campo, las mujeres se reúnen en un lugar cubierto, en una especie de sala común con una gran terraza a cientos de metros de distancia. Los niños sacan del local a Sara Fatmawi, de 67 años, tía de cuatro de los fallecidos, y se sientan en la calle, en una silla de plástico. Esta mujer, vestida con un hiyab negro y ancho que la ata a la cintura, recuerda que sus sobrinos eran chavales normales, como todos en el campamento: “Solo piensan en pasar tiempo con la gente de su infancia. No había combatientes ni militantes de ningún grupo».

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Luego se detiene en Hamza. “Era un fanático del Barcelona. Le gustaba mucho el fútbol, ​​jugar y entrenar con el equipo de fútbol de Tulkarem”, afirma. “Estaba en undécimo curso, aunque no era muy buen estudiante, pero jugaba tan bien con la pelota que pensamos que podíamos dedicarnos a ello”, añadió. “Su madre se acercó a ellos para informarles que tenía un dron, pero no se dieron cuenta. ‘No nos va a pasar nada’, le dijeron. «Los soldados están al otro lado del campo». El trágico presagio de la dama se ha hecho realidad. Poco después cayó el misil.

Triste e indignada, Sara sabe que su familia proviene de un pueblecito en las afueras de Haifa, en lo que hoy es Israel. “Nos robamos nuestras tierras, nos convertimos en refugiados y ahora vienen aquí a morir, ¿qué es lo que quiere Israel?”, continúa. “Sólo oren a los Dioses que se preocupan por lo que sufrimos y sufren el dolor que sufrimos”, continuó. “Quien mata a nuestros hijos es nuestro mayor enemigo. ¿Qué hacen todos estos niños cuando crezcan después de lo que vieron?”, dice, señalando al grupo de niños que lo acompañan. “Sólo hay que ir a pedir un fusil para poder venir”.

Más abajo, en la carretera que lleva a la ciudad de Tulkarem y que parte de la mitad del campamento, se encuentra la casa de Mohamed Odeh (35). El martes, por la puerta principal, los soldados israelíes entraron a su casa a través de un guardia que se escondió en el medio, el muro que lo separa del edificio lateral. “Yo estaba con toda mi familia en la esquina del estar cuando entraron. Mi amigo, que está incapacitado y se encuentra en un camino en ruinas, se lo llevó y lo retuvo. Les pidieron que los vendieran a sus ojos, los tiraron al suelo y los destrozaron sobre una piedra”, continúa. «Creemos que está en algún hospital de Israel, pero Media Luna Roja nos dijo que no sabe nada al respecto».

Mohamed Odeh, junto con su padre, en su casa, los militares vuelan con explosivos a Nur Shams.
Mohamed Odeh, junto con su padre, en su casa, los militares vuelan con explosivos a Nur Shams.MANUEL ALTOZANO

Los militares le dijeron a Mohamed que sabían que en ese edificio se estaban fabricando explosivos. “Registraron toda la casa, pero no encontraron a nadie”, asegura este hombre, que niega ser soldado de alguna facción palestina. “Salimos de nuestra casa sacaron a todos, 13 familiares en total. Había explosivos dentro y salieron volando de nosotros». A unos metros de su casa hay un amor de hierros y piezas dulces, el resto de lo que hasta ahora era el coche de otro vecino. Los soldados también cargaron su carga y la reinventaron.

Entre dos días de infierno, los viejos de Nur Shams esperan que esta droga sea un nuevo ataque. Un grupo de niños fue alertado sobre militares y varias excavadoras. todoterreno del ejército, cargaba combustible en un asentamiento israelí cerca del campo de refugiados. En la fábrica de cemento, en el rincón destinado a los mártires, por ejemplo, las tumbas han encontrado un nuevo tormento.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Oferta especial por tiempo limitado.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_