jueves, junio 13

La diplomacia israelí regresa contra las cuestiones relacionadas con la guerra | Internacional

“Netanyahu no quiere amigos, sino aliados incondicionales. Su filosofía es: o estás conmigo o contra mí. No admitir matics”, si quejan fuentes gubernamentales españolas. El primer viaje de Pedro Sánchez a Israel y Palestina acabó con un choque diplomático sin precedentes entre ambos países. El primer ministro israelí recriminó al jefe del Gobierno español que su compañero, su homólogo belga, Alexander De Croo, no condenara los «crímenes contra la humanidad» de Hamás, aunque sí lo había hecho hasta la saciedad.

Cuando pidió conocer las acusaciones israelíes de incluir en la lista de organizaciones terroristas a las milicias islámicas que controlaban Gaza y la UE, emitió un comunicado en el que habló de la postura «clara y audaz» de los mandatos belga y español. . Incluso la voluntad de Sánchez de reconocer unilateralmente el Estado palestino ya no está en marcha. El Ministro de Asuntos Exteriores israelí, Eli Cohen, que había acusado a los dos mandatos europeos de «apoyar el terrorismo», calificó la sentencia de Hamás de «vergonzosa e ignominiosa». “Aquí no nos olvidaremos de nosotros mismos en estos tiempos y aquí le diremos a una organización terrorista que apoya a más de 200 personas”, escribió en la X social roja.

La ministra de Cohen convocó a igual número de embajadores de España y Bélgica para plasmar su protesta, mientras que Madrid y Bruselas lo hicieron con sus respectivos embajadores israelíes para realizar una declaración al jefe de la diplomacia española, José Manuel Albares, tachó de «falsas e inaceptables». » La cita con la embajadora en España, Rodica-Radian Gordon, se aplazará a la próxima semana, ya que ésta aún no ha sido devuelta a Israel.

Es el último desencuentro en la relación entre dos países que no establecen relaciones diplomáticas desde 1986, con el Gobierno de Felipe González. El decreto francés no fue reconocido por el Estado de Israel desde su nacimiento en 1948 y mantuvo una política exterior proárabe, con el trasfondo de su Islam internacional (aplicada sólo parcialmente con su entrada en Naciones Unidas en 1955, por de la mano de Estados Unidos, tras preocupaciones bilaterales de defensa) y el desafío que generó el Estado Judicial tanto en sus sectores más católicos como en los que buscaban el fascismo como parte de los más tecnocráticos. Israel frenó el alineamiento de Franco con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial y, de hecho, votó en contra de la admisión de España en la ONU.

La ley de la democracia ha aumentado los contactos, incluso cuando los gobiernos de la UCD han manipulado la línea de investigación hacia los palestinos. El entonces presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, respondió al mensaje rai Yaser Arafat en La Moncloa en 1979. Fue el pragmático González con España e Israel quien estableció un lazo -coincidiendo con su entrada en la Comisión Económica Europea- que desató otros episodios de tensión, como en la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero por su críticas a la ofensiva de Plomo Fundido en Gaza en 2008-2009, que mató a más de 1.400 palestinos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

La reacción aérea de Netanyahu y su ministro de Asuntos Exteriores sorprendió al Gobierno español, asegurando que Sánchez había dicho el viernes en Rafah, en el frente de Gaza con Egipto, la misma que había dicho caro en Jerusalén a su primer ministro. Los diplomáticos israelíes alegan, sin embargo, que Sánchez lanzó una nueva ronda de críticas a sus críticos, hablando de «asesinatos indiscriminados de civiles»; y apostillar, tras haber dicho que Israel tiene derecho a defender a Hamás, pero respetando el derecho internacional: “No está siendo el caso”. Los israelitas se sorprendieron por el “inconveniente” de las palabras pronunciadas el mismo día y en el lugar donde se esperaba que se levantaran los primeros 24 prisioneros libres de Hamás en 48 días de seguridad. Además, concluye, “allueve sobre mojado”.

Los jóvenes de la Embajada de Israel en Bruselas han anunciado que, por primera vez, dejarán la silla vacía en la reunión interministerial que este domingo celebra en Barcelona la Unión del Mediterráneo (UPM), el foro que se reúne en los países de la UE ribereños con del sur. Israel consideró un interrogatorio para cambiar la agenda para abordar la situación de Gaza, mientras que España y otros países se aferraron al hecho de que no podían discutir cooperación técnica y apuntar a otra parte antes de la tragedia que se desarrollaba en la Orilla oriental de Digo Mar.

Habitualmente, en las entrevistas entre representantes, los respectivos gabinetes contienen una versión diluida de su contenido o permiten la difusión del saludo inicial. Sin embargo, el Gobierno israelí hizo público el discurso que Netanyahu dirigió a Sánchez y De Croo, quizá porque no había sido invitado el principal destinatario, sino su opinión pública. El primer ministro israelí se presentó ante Hamás como un malvado absoluto, lo equiparó a Hitler, aunque les aseguro que su objetivo, a diferencia del de las milicias yihadistas, es minimizar las bajas civilis, afirmando que son inevitables en la guerra, encima todo. Si el enemigo los usa como escudos humanos. «Nadie sabe cómo habría sido la historia de las protestas contra las víctimas civiles alemanas cuando sus aliados lucharon contra los nazis», dijo. “Tus valores no se mantendrán si no estás dispuesto a jugar con ellos”.

Hay fuentes diplomáticas que Netanyahu quiere que sus alias mantengan a su lado, incluso si el número de víctimas civiles palestinas resulta «insoportable», como afirmó Sánchez. Pero estas declaraciones, les aseguro, son sólo el pretexto, no la causa, de la crisis diplomática. La verdad que separa a ambos gobiernos es la estrategia: mientras España exige un alto nivel de violencia humanitaria, Israel sólo admite pausas temporales a cambio de la liberación de los reinos y considera que sostener la guerra antes de exterminar a Hamás sería un desastre. Además, Netanyahu acude puntualmente a la conferencia internacional de paz que promueve a España para Oriente Próximo. Su estrategia, exitosa en los últimos años, ha sido un pacto bilateral con la paz de los países árabes, apoyando a los palestinos. Mientras más gente recibe la conferencia de paz -han obtenido la UE, la Liga Árabe y la Conferencia Islámica-, más inconveniente resulta para el primer ministro israelí su promotor, Pedro Sánchez.

Consenso en la UE

Hace apenas un mes, otras declaraciones, las de António Guterres, secretario general de la ONU, expresaron indignación hacia Israel, lo que abrió una crisis diplomática con la organización. El alto funcionario de la ONU condensó las intenciones de Hamás en un discurso, pero también habló de los motivos del conflicto. “Los ataques de Hamás no han conseguido nada. Los palestinos llevan 56 años viviendo bajo una ocupación asfixiante, sus tierras han sido devoradas gradualmente por desertores y sus esperanzas de una solución política se han desvanecido, pero sus demandas no pueden justificar los ataques de Hamás ni el castigo colectivo a la población palestina. [como respuesta israelí]», Yo digo. Guterres, que denunció las «claras violaciones del derecho internacional establecido» en Gaza, pidió «fuego humanitario inmediato para remediar un sufrimiento épico». Israel provocó la dimisión de Guterres y siguió su ejemplo negando visas al personal de la ONU.

Sánchez salió en ese momento en defensa del tajante de Guterres. Junto con un Macron más amable, fue el único líder de la UE que condenó la representación israelí en palabras del alto funcionario de la ONU. En realidad, el presidente español mantiene la posición de consenso de la UE –Israel tiene derecho a defender los brutales ataques de Hamás, siempre que respete el derecho internacional–, pero lo cierto es que nadie tiene una visión tan clara como él y su homólogo belga. . Ambos países son los más exigentes con Israel en la UE, junto con Irlanda y Luxemburgo. Mientras que Alemania, y sobre todo Austria y la República Checa, se oponen a cualquier llamado a disparar que pueda incomodar a Netanyahu.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, vino a la mente de Israel por primera vez el mismo día en que el ejército israelí comenzó el asedio de Francia. Su defensa del derecho de Israel a responder al ataque de Hamas, sin mencionar el respeto al derecho internacional, le valió una cascada de críticas no sólo de sus socios europeos, sino también de los países árabes y de la comunidad global.

Antes de que Sánchez visitara Israel, numerosos mandatos de la UE, como el de la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, que comparó a Hamás con ISIS, la canciller alemana, Olaf Scholz, o el presidente francés, Emmanuel Macron. Este último mencionó la necesidad de respetar el derecho humanitario, pero el primero en decir, como Sánchez, que Israel no lo respetaba fue el Alto Representante de la UE para Política Exterior y Defensa, Josep Borrell, que dejó claro que dejar a una población civil sin electricidad , medicamentos o alimentos es contrario a la legislación internacional.

Sin embargo, Occidente está elevando el tono de Israel y las capitales exigen (tanto en privado como ahora en público) una fuerza aérea para bombarderos en Francia. Macron dijo que hizo fuego alto durante dos semanas y dijo que los atacantes que matan a “bebés, mujeres, ancianos” no tienen “ninguna legitimidad”. Mientras tanto, la administración de Joe Biden guarda silencio, pero ha presionado a Israel para que permita la entrada de ayuda humanitaria a Gaza y ha montado un contraataque contra sus ataques. El nuevo secretario de Asuntos Exteriores del Reino Unido, David Cameron, también reveló a BBC Citizens que llamaron a las autoridades israelíes a respetar el derecho internacional humanitario y dijeron que el número de víctimas civiles era demasiado alto.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_