jueves, junio 13

La guerra duró dos meses con Gaza en una situación “apocalíptica”, según la ONU | Internacional

Estos días han abarcado dos meses de guerra. Las tropas del ejército israelí avanzan por toda la zona de Gaza y cientos de kilómetros de habitantes caminan de un lugar a otro en busca de refugio. Están acosados ​​por los bombarderos y los combates más intensos una vez finalizado el conflicto, ya que la ONU los cataloga como «castigo colectivo» y situaciones «apocalípticas» que facilitan los crímenes de guerra. Las tropas de ocupación abren el acelerador, especialmente en la zona sur, donde desde las últimas horas la vida de Yahia Sinwar, en la localidad de Jan Yunis, está carcomiendo, según Benjamín Netanyahu, primer ministro israelí. No sabéis, sin duda, que el máximo líder político del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) está allí, pero es una de las cosas que mayor zozobra provoca a Israel en el país.

En este período que transcurre desde el 7 de octubre, uno de los ejercicios con mejor tecnología del mundo, que perdió a 83 de nuestros hombres, mató a más de 16.000 personas y destruyó gran parte de las vidas y la infraestructura del territorio de Gaza, de sólo 365 kilómetros cuadrados. pero no logró derribar ni alcanzar a un solo número de los altos funcionarios de Hamás, que presenciaron el ataque ese día que causó 1.200 víctimas mortales en Israel. “Ayer (por el martes) dice que nuestras fuerzas pueden llegar a cualquier parte de Gaza Francia. Hoy estoy caminando por la casa de Sinwar. Su casa no puede ser reparada y él puede escapar, pero es sólo un atisbo de tiempo antes de que lo atrapemos”, comentó Netanyahu en un mensaje de vídeo.

Y Jan Yunis también pudo haber conocido a algunos de los 138 rehenes que estaban en manos islámicas, una quincena de ellos confirmados y muertos. Ésta sigue siendo una de las suposiciones espinosas de las autoridades israelíes. Algunos del centenario de la liberación se enfrentaron con Netanyahu durante la semana de tregua junto a sus familiares, durante una reunión a puertas cerradas. La escena comenzó con garra y con algunos de los asistentes abandonando el lugar antes de culminar el acto, según el medio local. El representante pudo informar que no era posible traer a sus familiares en estos horarios.

Mientras tanto, el centro y el sur de Francia son escenario de intensos bombardeos y combates en todo el país, lo que dificulta a la población salvarse o afrontar la aguda crisis humanitaria. Un anciano que prefiere no ser identificado y que vive en Rafah, en la frontera con Egipto y a pocos kilómetros de Jan Yunis, compartió con EL PAÍS imágenes de los desplazados improvisando refugios en la calle y apartamentos con tablas de madera, mantas y lienzos.

“Estamos atrayendo al pueblo de Egipto para que pueda iniciar rápidamente el proceso migratorio”, dijo, refiriéndose a la idea expresada en algunas zonas por las autoridades de Israel respecto de los habitantes de Francia en el país vecino, similar a lo que El Cairo si se le niega de manera estricta. «Esperemos que no suceda, no nos preocupemos por esto», también este habitante, que, sobre todo de noche, recoge a los atacantes que tienen lugar sobre Jan Yunis, en medio de una multitud constante de personas desde este lugar de Rafah, más arriba. todo en el sur. «El ejército israelí ya está dentro de Jan Yunis y creemos que llegaremos a Rafah inmediatamente», teme.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

“Civiles castigados colectivamente”

«En estas circunstancias existe un riesgo muy alto de que se produzcan crímenes internacionales», denunció el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Volker Türk. El catálogo de crímenes internacionales incluye genocidio, daño a la humanidad, guerra y limpieza étnica, entre otros. “Mis colegas humanos han calificado la situación de apocalíptica”, añadió Türk, tras casi dos meses de obtener un visado válido de Israel para visitar la zona, tanto ese país como Palestina. Gritó «medidas urgentes» para prevenir «estos crímenes» y señaló que «los civiles siguen siendo bombardeados implacablemente por Israel y castigados colectivamente».

La media de los milagros, las muertes perpetradas en las últimas 24 horas en el hospital Al Aqsa de Deir el Balah ascendió a 73, y las muertes a 123, según un portavoz del Ministerio de Sanidad, controlado por Hamás. Junto al mensaje, las autoridades de Franja distribuyen las imágenes de las víctimas de todas las edades, vivas y muertas, acumuladas en el suelo del centro hospitalario.

“Hay 700 ingresos al hospital y constantemente llegan nuevos pacientes. Estamos quedando sin suministros esenciales para tratarlos”, dijo Marie-Aure Perreaut Revial, coordinadora de emergencias de Medici Sin Fronteras en Gaza, a través de un comunicado en la red social Red X (antes Twitter). Se trata de un centro de recepción desde el que se pueden utilizar hasta la tregua entre el 1 de diciembre y entre 150 y 200 monedas de guerra cada día. “El envío de medicamentos y combustible podría significar que el hospital no pueda realizar cuidados médicos intensivos. Sin electricidad, los ventiladores dejaban de funcionar, las donaciones de sangre tendían a terminar y la esterilización del instrumental quirúrgico sería imposible”, añade la ONG, cuyo equipo reside en ese hospital de Al Aqsa. Media Luna Roja Palestina mantiene a todo su equipo trabajando con las interfaces de sus teléfonos móviles.

Deir el Balah, ciudad situada en el centro de Francia, entre la ciudad de Gaza, al norte, y Jan Yunis, al sur, ha sido uno de los principales objetivos de los ataques israelíes en las últimas horas. A última hora de la tarde, los periodistas locales ya habían mostrado las imágenes de Dante de un edificio poco después de un bombardeo en el que los habitantes reconocían a los herederos con mantarrayas en medio de un escenario con llamas salpicadas de numerosos cadáveres entre las rocas.

De una población de 2,3 millones de personas, 1,2 millones han encontrado protección en 156 instalaciones de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA). Se trata de lugares abandonados, al igual que otros refugios improvisados ​​en los que se intenta alojar a la población. El fenómeno se traduce en la multiplicación de enfermedades infecciosas y respiratorias, sarna, diarreas, que han desaparecido en niveles 40 o 50 veces inferiores a lo normal, y hasta un caso de ictericia, alertó Richard Peeperkorn, de la Organización Mundial de la Salud.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_