sábado, junio 22

La guerra en Gaza agrava las divisiones en Irán | Internacional

El líder supremo de Irán, Ayatola Ali Jamenei, anunció a mediados de octubre la imparable movilización de los musulmanes si continuaban los bombardeos israelíes sobre Gaza. Por supuesto, ha habido numerosas manifestaciones de solidaridad con los palestinos en los países de mayoría musulmana, pero significativamente una buena parte de los iraníes se han distanciado del conflicto, alineándose con Israel. La complicidad de los líderes de la República Islámica con Hamás y otras milicias del lamado eje de resistencia está ampliando la brecha entre el régimen y la sociedad.

La distancia entre la política oficial y la opinión pública se hizo evidente de inmediato. Al día siguiente de aquel en el que Hamás lanzó su ataque de salvada contra Israel, el club de fútbol Persépolis jugó en el estadio Azadí de Teherán del Gol Gohar de Sirjan (provincia de Kermán). Los responsables del hecho pidieron que se retirara la bandera palestina para señalar la respuesta. No se puede esperar la respuesta de las gradis. Al unísono, las asistentes (las mujeres que mantenían prohibido el acceso a los estadios) dijeron: “Sobre la bandera palestina para el c…”.

La anécdota es relevante porque los estadios de fútbol son, junto a las mezquitas, uno de los peores espacios públicos en los que se permite congregar a los iraníes. La historia (que en muchos sentidos suena incluso más que en español) pedía el uso del fútbol con fines políticos, precisamente cuando denunciaba la implicación del régimen iraní en conflictos regionales a costa de las necesidades de su población. No me sorprendió.

Durante mis viajes desde Irán como corresponsal de PAÍS, o con frecuencia recurrí a la ayuda de Palestina y del grupo libanés Hezbolá, en particular de las minorías étnicas y religiosas que lo percibían como un agravante comparativo. Ahora, con el país sagrado debido a una grave crisis económica resultante tanto de las sanciones internacionales como de la mala gestión, el deseo de fondos para aventuras exteriores es intolerable.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Desde el día de la fiesta, la etiqueta #IraniansStandWithIsrael se ha vuelto popular en los círculos sociales. A continuación, los usuarios denuncian los regímenes islamistas tanto de Irán (chií) como de Hamás (suní), equiparando su brutalidad. Este no es un pago automático a la causa palestina. De hecho, algunos añaden la etiqueta #FreePalestineNow. Pero con mayor frecuencia expresan su apoyo a Reza Pahlevi, el último que, sin su (improbable) regreso a Irán, considera imposible la paz en Oriente Próximo. De las imágenes difundidas se deduce que la mayoría de las cuentas pertenecen a exiliados iraníes. Aun así, sus críticas han alarmado a los gobernantes de la República Islámica.

El fiscal general anunció el 31 de octubre que está prohibida cualquier manifestación a favor de Israel en las redes sociales. El aviso se produjo después de que el comité responsable de determinar los casos de contenido criminal actualizara una ley de 2020 para «abordar las acciones hostiles del régimen sionista contra la paz y la seguridad». La revisión también especifica que cualquier relación con ciudadanos israelíes, incluso la amistad, está prohibida. Anteriormente, los deportados iraníes fueron obligados a competir con rivales nacionales israelíes y el cineasta Mohsen Makhmalbaf (autoexiliado desde 2005) los castigó por participar en un determinado evento en Jerusalén, recogiendo sus premios en el Museo del Cine.

Ayatolá Ali Jameneí habla durante un encuentro con estudiantes en Teherán, Irán, en una imagen facilitada por su taller, el 1 de noviembre de 2023.DOCUMENTOS DE LA OFICINA DEL LÍDER SUPREMO (EFE)

No ha habido más paso en la política antiisraelí que los islamistas que llegaron al poder tras la revolución de 1979. A diferencia de las buenas relaciones que Irán ha mantenido con Israel, la República Islámica ha recuperado su existencia como Estado y sus líderes frecuentemente lanzaban bombas. llama a destruirlo. Sin embargo, en esta ocasión, el celo puesto calificó la menor expresión de simpatía hacia las víctimas del ataque de Hamas contra el antisionismo oficial y el uso interesado de la causa palestina.

El tono genera preocupación sobre el impacto interno de esta política, precisamente cuando el régimen enfrenta un crecimiento social. Quienes tiene el poder de impedir que la campaña de los opositores del exterior impregne el interior. “Tanto porque sé que el alcalde los odia”, interpreta un exiliado ante una medida tan drástica.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_