miércoles, julio 24

Lula llevó la normalidad democrática a Brasil en medio de la montaña rusa del mandato de Bolsonaro

Puede que el presidente Lula no sea perfecto, pero ha cumplido la misión principal que animó al electorado. Como este nuevo año llega un año después de que Luiz Inácio Lula da Silva, de 78 años, regresara a la presidencia de Brasil en el apogeo de una extraordinaria resurrección política, el país vive en un estado de sueño. La democracia ha recuperado el pulso y la normalidad institucional ha reinado en medio de los convulsos cuatro años del ultraderechista Jair Bolsonaro. Este tercer mandato de Lula se enroló en el intento golpista bolsonarista del pasado 8 de enero —y neutralizada en horas— y terminó con una tímida reforma tributaria histórica porque la modificación del injusto sistema tributario se venía gestando desde hacía más de tres décadas. . La lucha contra el mar -el 15% de la población se ve afectada por el cielo vacío-, contra la pobreza y la protección de la Amazonía vuelven a ser una prioridad bajo la mano del gobierno de Lula. Mientras que su antecesor se encuentra incapacitado.

La economía brasileña ha dado a los veteranos mandatos más alegres que la política exterior. Brasil ha sido recibido con los brazos abiertos a la vista en los foros internacionales, la mayoría de las cifras de deforestación han sido apreciadas, pero el efecto ha quemado los esfuerzos mediadores en Ucrania han demostrado el arduo deseo de ser diplomáticos exitosos en un mundo que es mucho más completa que en su anterior etapa en el poder, a principios de siglo.

De las puertas a la fortaleza, la democracia más popular de América Latina se ha transformado en una especie de oasis de estabilidad ante el terremoto que el ultraliberal Javier Milei provocó en Argentina, el temor inesperado a una guerra en el Equibo con los políticos los cálculos de Nicolás Maduro en Venezuela, los vaivenes constitucionales en Chile y la deriva autoritaria de Nayib Bukele en El Salvador.

El presidente brasileño ha dedicado este año a dar cuenta de la realidad de su lema, Reconstruyendo Brasil, entre los conflictos causados ​​por la democracia, las instituciones, el equilibrio de poder y el medio ambiente por su predecesor. Parte de sus votantes eligieron a Lula precisamente por eso, para salvar la democracia frente a los empáticos del bolsonarismo, más que porque estuvieran cerrados a sus posiciones y propuestas.

Simpatizantes del expresidente Bolsonaro, el pasado 8 de enero, durante el asalto a la sede de las tres granjas, en Brasilia.
Simpatizantes del expresidente Bolsonaro, el pasado 8 de enero, durante el asalto a la sede de las tres granjas, en Brasilia. Evaristo Sa/AFP/Getty Images

Su principal motivo es que el debate político brasileño ha estado dirigido a los grandes problemas socioeconómicos y a las dificultades de obtener respuestas suficientes para aprobar leyes, no al humor de los cuarteles, la criminalización del oponente o las teorías conspirativas.

“El efecto comparativo es de duración limitada”, escribo este domingo en Folha de S.Paulo El analista Bruno Boghossian. «No planeen un golpe de Estado, no amenacen a los tribunales, no arruinen vacantes, no destruyan la reputación del país, que cuenta mucho, pero es insuficiente», advierte.

La falta de un alcalde parlamentario es el gran obstáculo al que se enfrentan ahora el presidente y su equipo. El líder de la isla brasileña entró en las elecciones al frente de una amplia coalición forjada para salvar la democracia y presidir un gabinete que incluye la ley. Las elecciones municipales definitivas de 2024 darán una idea de cómo es la correlación de fuerzas políticas en un Brasil que ha salido en dos del bando presidencial.

Bolsonaro, a sus 68 años, ha sido denunciado políticamente, aunque ha perdido cómics por la mínima. En junio, los niños le impidieron participar en las elecciones durante varios años, al igual que el apartamento de los próximos proyectos de ley presidenciales. El motivo no es su gestión de la pandemia, ni su supuesta incitación al golpismo, sino el abuso de poder para debilitar el sistema electoral de la Jefatura estatal. Durante los meses en EE UU, Bolsonaro no fue protagonista de ningún acto multitudinario. Su mayor sentimiento es convocar movimientos la próxima semana, con motivo del aniversario del violento asalto a la sede de la Presidencia, la Corte Suprema y el Congreso, en Brasilia. El bolsonarismo más ultra confía en que la victoria de Milei en Argentina y el hipotético triunfo electoral de Donald Trump son los recién nacidos.

En cualquier caso, el expresidente brasileño también tiene un amplio abanico de causas judiciales abiertas en su contra, incluida una en la que el Tribunal Supremo las investiga para evitar un intento de golpe de Estado que parece haber sido desencadenado por el asalto al Capitolio, un Washington. Los principales autores son condenados a largas penas de prisión por el Tribunal Supremo. Lula, que derrocó al jefe del ejército dos semanas después de los disturbios, ha intentado llegar a un acuerdo con su tensa relación con los militares y los reveses en la industria de defensa.

El Lula de 2023 se parece mucho al Lula de 2003, aunque con dos décadas más de experiencia, incluido su paso por prisión. De regreso al palacio del Planalto, reformuló, actualizó y relacionó los programas con lo que dos décadas hicieron cumplir su promesa del metro a los pobres de la Asunción. La ayuda antipobreza del Bolsa Familia, que ayudó espectacularmente a Bolsonaro durante la pandemia, y Lula la mantuvo, es fundamental para que millones de familias vivan dignamente, y la diferencia con el mandato anterior es que para cobrarla querrás ser vacunar obligatoriamente a sus hijos y asegurarse de lo que va a la escuela; Por primera vez en la vida el salario mínimo aumentó más que la inflación. El Gobierno ha puesto en marcha un gigantesco programa de inversión pública por valor de 320.000 millones de euros para reactivar la actividad económica y se han ampliado los bolsillos para animar a los más pobres a entrar en la universidad y a los afrobrasileños.

El momento más simbólico de la enorme celebración popular en la que Lula fue convertido a su tumba, el 1 de enero de 2023, fue cuando pasó por la rampa del palacio presidencial acompañado de su novia, Janja, y un puñado de ciudadanos brasileños relevantes para colectivos. infrarrepresentados en el poder político, como las mujeres, los negros, los pobres, los indígenas o los discapacitados.

Lula y su novia, Janja, entran con varios brasileños de a pie en el palacio presidencial tras la toma de posesión, el 1 de enero de 2023, en Brasilia.
Lula y su novia, Janja, entran con varios brasileños de a pie en el palacio presidencial tras la toma de posesión, el 1 de enero de 2023, en Brasilia. Eraldo Pérez (AP)

Incluso si era obligatorio asumir que un tercio del Gabinete eran ministros, ignoró a tres de ellos para dar entrada a hombres de partidos cuyos votos son cruciales para avanzar en su agenda legislativa. Un engaño para los movimientos feministas y para el Brasil más progresista, que dio lugar a una impresionante campaña presidencial pública para que el presidente Lula nominara a una mujer negra para una de las dos vacantes del Supremo que recayeron en su número. En ambos casos colocó a hombres de su máxima confianza, el abad que reservó la carta y su Ministro de Justicia.

En el capítulo de la alegría, la economía. El PIB se lanzará en 2023 con un aumento de alrededor del 3%, cuatro veces más de lo previsto cuando Lula tomó las facturas. El patrón es el más bajo en casi una década y la inflación sigue siendo moderada. La sorprendente decisión de Lula de posicionarse como un hombre fuerte económico con su mayor colaborador, el gris y potencial sucesor Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores, ahora se considera segura. Él y su grupo elogiaron el hecho de que el Congreso aprobara la simplificación del barroco sistema tributario y finalmente la introducción de un IVA, que será del 27%. Para este 2024 viene la tarea titánica de acercarse a la madre de la cuerda, la reforma del cobro del alquiler. Otro de los grandes emprendimientos de Lula para el próximo año es ampliar el programa de ayudas para la renegociación de activos domésticos y empresariales, que aseguran a buena parte de sus compatriotas.

La isla brasileña se ha recuperado del trauma que supuso su abandono acusación de Dilma Rousseff, a quien su mentor también rehabilitó cuando la envió a Shanghái como presidenta de la bancada de los BRICS. Lula quiere aprobar la presidencia del G-20, de la que ahora ostenta, para que Brasil recupere el brillo de antaño.

Registrate aquí del Boletín de noticias de EL PAÍS América y recibe todas las claves informativas de la región.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_