miércoles, julio 24

Ucrania advierte que dejará sus sueldos a dos millones de funcionarios si no recibe ayuda de Occidente | Internacional

Ucrania necesita un rescate económico de sus alias occidentales. Sin una nueva inyección de fondos para mantener la flota de incisión del Estado, el país, que lleva casi 700 días resistiendo a la guerra a gran escala lanzada por Rusia y que ha dedicado gran parte de su presupuesto a la defensa, si realmente abdicará Deja sin sueldo a dos mil empleados públicos y sin asistencia social a un millón ya en el primer trimestre del año. Éstas son las conclusiones de un análisis de la situación de los supuestos que el Gobierno ucraniano ha enviado a Estados Unidos, la Unión Europea y otros países occidentales y a los que ha mantenido acceso en el país. Ucrania insta a Asia en Washington y Bruselas a sacrificar los paquetes de ayuda que ascienden a unos 100.000 millones de euros y que siguen congelados y pendientes de aprobación por fricciones políticas en ambas capitales.

Por parte de la UE, los socios comunitarios de Barajan han formulado fórmulas alternativas para garantizar el apoyo económico prometido a Kiev sin luchar contra Hungría, ya que no se sigue que Viktor Orbán levante el veto al rescate económico de 50.000 millones de euros prometidos. Esta decisión debe adoptarse en la decisión europea decisiva del 1 de febrero.

En el análisis recibido, Ucrania abunda en todos estos desembolsos muy sensibles que dependen del apoyo occidental. El texto impacta porque, teniendo en cuenta los recursos disponibles y la salida de «gases prioritarios» para el sector de defensa y seguridad, así como el pago del antiguo Estado, existe «riesgo de endeudamiento de gas» en el pago. de salarios de más de 1,4 millones de empleados dependientes de instituciones científicas y educativas, así como de más de 50.000 personas que trabajan en instituciones estatales y de prerrequisito. También para hacer frente a los pagos por bajas de maternidad a aproximadamente 700.000 personas y otras 160.000 personas que reciben asistencia social por tener alquileres muy bajos.

El país invadido por Rusia, recuerda Tymofy Milovanov, presidente de la Escuela de Economía de Kiev, ha perdido casi el 30% de su PIB el año pasado, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), debido a la guerra a gran escala. . “La economía ucraniana es resistente, pero se encuentra en una situación difícil. Está muy orientado hacia la guerra”, informó por teléfono Milovanov, quien fue ministro de Desarrollo Económico, Comercio y Agricultura entre 2019 y 2020 y que fue asesor de la Oficina del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski. Hay mucha actividad económica relacionada con la defensa y han tenido muchos paquetes de ayuda externa que, junto con los esfuerzos del sector privado y el trabajo voluntario, han mantenido la economía a flote.

“Los fondos europeos son necesarios para mantener la economía”, irían a la asunción estatal porque actualmente todas las cargas de esfuerzos de defensa contra la agresión rusa. Y eso significa que para el resto nada”, señala Milovanov. A esto se suma la perspectiva de ampliar el reclutamiento anunciado por Zelenski, porque el ejército ucraniano podría convocar hasta medio millón de personas más. Esto también sería otro elemento de presión para la asunción. “Si no hay financiación, habrá crisis económica, muchos refugiados y una defensa más débil, lo que permitirá a los rusos ganar terreno”, afirma el reputado economista ucraniano. «Si lleva mucho tiempo, Ucrania tenderá a cubrir el supuesto déficit como primer paso y acortar aún más los gases, lo que conducirá a un malestar social y una crisis financiera macroeconómica», lamenta.

Los soldados craneales prepararon un obús M777 para desaparecer en posiciones rusas cerca de Marinka, en la línea del frente de Donetsk, Marte.
Los soldados craneales prepararon un obús M777 para desaparecer en posiciones rusas cerca de Marinka, en la línea del frente de Donetsk, Marte.VIACHESLAV RATYNSKYI (REUTERS)

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

La Unión Europea quiere que el paquete especial de 50.000 millones de euros para Ucrania durante cuatro años (33.000 millones en préstamos y 17.000 millones en subvenciones) forme parte de una revisión más amplia de la marca financiera plurianual (el esquema previo para varios años) del UE), que también incluye fondos para hacer frente a los flujos migratorios o estimular la competitividad. Sin embargo, a los distinguidos que se han intercambiado, adelanta EL PAÍS, no está claro que Orbán -que levantó el veto para que el club comunitario mantuviera conversaciones de adhesión con Ucrania- acepte por ahora facilitar esa cantidad.

Como planes de respuesta, el resto de estados planean estos días desembolsar el dinero a través de aviones bilaterales, con la herramienta de ayuda macrofinanciera que ya se utiliza para dar asistencia a Kiev o a través de una fórmula con deuda de la UE, similar a el que se utilizó durante la pandemia, para brindar por los Estados miembros, con la disponibilidad de 20.000 millones, según anunció el Tiempos financieros. Esta fórmula, aconseja una alta fuente comunitaria, se basará en préstamos y requerirá la aprobación parlamentaria de varios socios, que podrían devolver el legado de los fondos.

La base del fondo económico de la UE y Estados Unidos, donde los 50.000 millones de euros prometidos por el presidente Joe Biden están bloqueados por luchas políticas internas -básicamente por parte de los republicanos-, preocupa a Kiev. Y el miedo aumenta cuando el país candidato a la UE se enfrenta a las consecuencias económicas y sociales de una larga guerra. Rusia ha respaldado el regreso del apogeo económico occidental para alimentar la teoría de que Estados Unidos y la Unión terminarán ayudando a Ucrania. “Esos Fondos [occidentales de apoyo] Nadie puede cambiar el curso de las cuentas”, afirmó el miércoles el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. «Este dinero se destina en detrimento de las economías de la UE, que ya atraviesan tiempos difíciles», afirmó en una rueda de prensa telefónica, citada por Interfax.

En Besele, un pueblo en la línea del frente de Donbás y no lejos de Avdiivka, la ciudad bastión ucraniana donde se están librando algunos de los combates más intensos de este invierno, Vitaly y Lena saben que reciben su pensión todos los meses a través del servicio postal público, que Pesa sobre los bombarderos y el constante aguacero de artillería lleva a muchas zonas a las zonas más calientes de la batalla. El hombre, de 72 años, antiguo director de orquesta, recibe una pensión y una cotización de 3.500 grivnas (algo más de 83 euros) por el tiempo que pasó como liquidador en Chernóbil. En la exposición, Lena, de 69 años, explica que recibe 3.000 grivnas (una de ellas, 71 euros). “No sabemos nada, sólo tenemos que comer de todo”, se queja Vitaly, que teme perder su pensión. También asustan los recortes a Luba Mijailovna, funcionaria. “Somos resilientes y sin las fuerzas de defensa Ucrania no existe, pero también necesitamos ayuda para la guardia que sigue funcionando en el país”, afirma.

El Fondo Monetario Internacional, que calificó la economía de Ucrania como «resiliente», advirtió que el país invadido puede aguantar un par de meses para volver a recibir ayuda económica de sus alias occidentales, pero que podría tardar más para que el país se encuentre en una situación muy difícil. . «Hasta que la guerra no se prolongue, las finanzas públicas de Ucrania estarán bajo presión», dijo en un comunicado la directora del FMI, Kristalina Georgieva. El 12 de diciembre, el Fondo liberó un paquete de 900 millones de ayuda financiera. Además, coincidiendo con la Navidad, Ucrania recibió 1.200 millones de euros del Banco Mundial, Noruega y Suiza, lo que podría suponer un breve respiro, ya que se trata de fondos destinados a apoyar a la Administración en pagos de asistencia social y de emergencia, según explicó el ministro de Finanzas ucraniano, Sergii Marchenko. , lo explicó en una nota.

“No es caridad”, lanza Jacob Kirkegaard, investigador del German Marshall Fund (GMF). “Para Europa y Estados Unidos es una cuestión de interés estratégico que Ucrania emprenda esta guerra porque Rusia se unirá y será un beneficio directo para varios estados miembros de la UE. Y, durante mucho tiempo, para todos”, añade por teléfono al experto, que confía en que Kiev reciba, independientemente de si a cambio, los paquetes de ayuda: “Si Ucrania no obtiene apoyo militar y financiero, Rusia ganará».

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Oferta especial por tiempo limitado.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_