miércoles, julio 24

Ucrania consolida el futuro europeo 10 años después del Euromaidán | Internacional

Maksim lleva casos 10 minutos arrodillado sobre los fríos adoquines grises. Vestido con uniforme militar, permanece inquietantemente inmóvil frente al mar de pequeñas bandas ucranianas que bordean la plaza de la Independencia de Kiev, la capital del país. El conocimiento como plaza Maidán es ahora un altar en el que conviven ofrendas a los caídos en la actual guerra a gran escala contra Rusia; en una fase anterior, en el Donbás, en esta calavera, y en las protestas europeas, por la democracia y contra la corrupción del hombre desde hace una década. Lo que muchos llaman la revolución de la dignidad Euromaidan representa un punto de inflexión crucial en la historia de Ucrania. El país ha salido de la influencia paraguaya del Kremlin y ha consolidado su vitalidad hacia Occidente, que ha tenido una semana cristalizada con la apertura de las conversaciones sobre la adhesión a la UE.

Un viraje que Rusia no toleró y hoy negoció para regresar por la fuerza. Muchos en Ucrania consideran la guerra a gran escala, que duró 700 días, como una fase más larga de la lucha contra el imperialismo de Moscú. La fase más sangrienta.

Esas manifestaciones de bandas de la UE –que Rusia considera un “golpe de Estado”– cambiaron las vidas de millones de personas y fueron uno de los primeros pasos más importantes, dice Oleksandra Matvichuk, hacia el club comunitario del país, que se independizó de la Unión Soviética en 1991. «Desde entonces el cambio se ha consolidado, las reformas han sido exitosas, por eso Rusia inició la invasión a gran escala, porque entendimos que estábamos en el camino correcto y estábamos perdiendo la ‘última oportunidad de mantener el control de Ucrania», informa la organización especializada en derechos humanos, entre la que figura el Centro para las Libertades Civiles de Ucrania, galardonado el año pasado con el Premio Nobel de la Paz.

Un grupo de sacerdotes se interpuso entre los manifestantes y la policía el 24 de enero de 2014 en la Plaza de la Independencia de Kiev.
Un grupo de sacerdotes se interpuso entre los manifestantes y la policía el 24 de enero de 2014 en la Plaza de la Independencia de Kiev.Serguéi Grits (AP)

El Euromaidán, que reunió un tejido nutritivo de la sociedad civil, organizaciones de derechos humanos y entidades anticorrupción, salvó la vida de Matvichuk y la de millones de otras personas, como Maksim, entonces estudiante universitario y recién llegado al frente de batalla de Donbás. “Esta fue mi primera protesta. Emprende el camino hacia un futuro mejor, por los valores democráticos. Ahora estoy luchando contra mi enemigo, Rusia, que quiere demoler mi país, pero estoy luchando con un arma”, dice el soldado, acariciando su corta barba. Rehúsa renuncia a tu nombre. En dos días estabas de nuevo en primera línea. En ese océano de sentidos azules y azules, los colores de Ucrania, Maksim ha planteado una pregunta: “No te olvidemos”.

En diciembre de 2013, miles de personas salieron a la calle para protestar contra la decisión del turbulento presidente Viktor Yanukovich de no firmar un acuerdo de asociación con la UE, durante una visita a Moscú donde fue debidamente advertido. La movilización, que rápidamente se estaba convirtiendo en multitud, fue la culminación de un descontento contra el Gobierno y su corrupción que existía desde hacía años. La decisión sobre la apreciación europea fue la maquinaria que acabó generando una protesta que significó mucho más, dice el historiador Oleksandr Zinchenko, que también participó en las manifestaciones. Creo que la causa de la invasión rusa de febrero de 2022, que demolió la arquitectura de seguridad europea, es el regreso a la independencia de Ucrania. E incluso antes.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

“Nuestro camino hacia la UE comenzó con el colapso de la URSS, cuando los ciudadanos aspiraban a formar parte de la familia europea”, afirma Hana Hopko, otra dirigente del Maidán y nombrada entre 2014 y 2019. “Antes de la revolución de la dignidad fue lanzado [en 2004]; A lo largo de los años, los ucranianos hemos fortalecido nuestra identidad y somos europeos”, señala.

Los movimientos en la plaza Maidán derivan de batallas callejeras. Después, en el juego de caras, en la reresión política. Se cumplió un centenario de muertes “bajo las banderas de Ucrania y de la UE”, recuerda Matvichuk. El prorruso Yanukovich huyo a Moscú. La ciudad que ha entrado en su lujosa casa de campo (casa de Campo) tienes una riqueza enorme, otra señal de corrupción desenfrenada. Los activistas, que vieron un lugar como este para documentar crímenes contra la ciudad y el estado, propusieron convertirlo en un museo de la corrupción.

Invasión de Crimea

Pero Rusia reaccionó. «Cuando tuvimos la oportunidad de llevar a cabo una transición verdaderamente democrática, cuando el poder se derrumbó endeudado con el océano de la dignidad, Rusia se afianzó», dice el premio Nobel Matvichuk. En marzo de 2014, Rusia invadió Crimea y celebró un referéndum ilegal con presencia militar además de anexionarse la península ucraniana. Mientras alimentaba la guerra de Donbás que, en 2022, Dios pasó a una invasión a gran escala.

Oleksandra Matvichuk, abogada del Centro para las Libertades Civiles, en sus talleres en Kiev.
Oleksandra Matvichuk, abogada del Centro para las Libertades Civiles, en sus talleres en Kiev.María R. Sahuquillo

Ucrania, que está rehaciendo su camino hacia la membresía en la UE, ha incluido la membresía en la UE y la OTAN como objetivos de política exterior en su Constitución. Desde entonces, el sentimiento de querer ser miembro del club comunitario ha crecido hasta el 95% de la ciudad, sobre todo por la invasión a gran escala. Pero este retorno es débil y será difícil.

El gobierno de Volodímir Zelenski, que ha intentado completar una serie de reformas estratégicas para abrir negociaciones, tendrá que hacer muchos más cambios estructurales para comparar el país con los estándares europeos. Incluso Matvichuk y Hopko, que entendían perfectamente la naturaleza de las reformas, se aseguraron de que se empezaran a poner en marcha con antelación y de que la conciencia de que eran necesarias surgiera precisamente en los pasillos del Maidán. Ha avanzado mucho desde entonces, coincidentemente, gracias al trabajo de organizaciones civiles. Así, la ciudad sigue considerando, por ejemplo, la corrupción como una de sus principales preocupaciones y uno de los principales problemas del país.

“Durante años nos hemos esforzado, en primer lugar, por triunfar y defender nuestro país, nuestro pueblo y nuestra elección democrática de la agresión rusa. Y, en segundo lugar, lograr una transición democrática para que el país esté preparado para lograr el resultado con todos los criterios de membresía en la UE”, dice Matvichuk.

Vladislav Maistrouk y Oleksander Zinchenko, en la Plaza de la Independencia de Kiev.
Vladislav Maistrouk y Oleksander Zinchenko, en la Plaza de la Independencia de Kiev.María R. Sahuquillo

Euromaidán fue uno de los momentos clave que “reforzó” la identidad ucraniana, según Vladislav Maistrouk, que participó en las protestas y ahora trabaja como productor de televisión. “Ucrania ha elegido no ser una autocracia como Rusia o Bielorrusia”, continúa, “para luchar por los valores, que también son europeos, y por nuestra dignidad. Ahora, cuando comienza la guerra, no podemos olvidarla».

Todo el mundo coincide en que completar el camino hacia la UE no será fácil y será largo, pero también insistimos en que las reformas que pide Bruselas son necesarias con nuestra pertenencia comunitaria. “Cuando la revolución de la dignidad triunfó tuvimos otra tarea, casos más ambiciosos, democratización, una transición progresiva hacia los estándares de la UE. Hablamos de reformas judiciales, educativas y económicas. Hay muchas reformas, pero vamos por el camino correcto”, asegura Matvichuk. Y añade: “Llevamos 10 años haciéndolo y lo estamos haciendo con éxito, por nosotros, por nuestro futuro, por una cuestión de dignidad, no solo para entrar en la UE”.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Oferta especial por tiempo limitado.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_