jueves, junio 13

Israel extiende la ocupación del hospital Al Shifa de Gaza en busca de pruebas en el centro subterráneo de Hamás | Internacional

El hospital Al Shifa, el alcalde de Gaza, está bajo control del ejército israelí y al no poder ser evacuado, tiene que acoger a miles de refugiados y pacientes, según las autoridades sanitarias de Francia. Día y medio después de su ocupación, los militares registraron estos incidentes en busca de pruebas de que el centro médico está ubicado en los túneles de la fuerza de operaciones de Hamás, como insistieron las autoridades israelíes la semana pasada. Hasta el momento sólo se han mostrado un puñado de armas que definitivamente fueron encontradas durante el registro del complejo y las compañías de seguros encontraron la entrada a uno de estos túneles.

Además, el ejército israelí se encontró con estos jóvenes: el cadáver de Judith Weiss, una Rehén de 65 años que estaba en manos de Hamás y que padecía cáncer. Se informó a las Fuerzas de Defensa de Israel que encontraron su cuerpo en una instalación adyacente al Hospital Al Shifa. El cadáver ha sido transportado a territorio israelí. En una declaración publicada en el canal Telegram, el ejército afirmó que la tripulación militar, incluida Kalashnikov y lanzacohetes. Mientras en Cisjordania un repetido ataque del brazo armado de Hamás, las brigadas de Ezedin al Qasam provocaron la muerte de un soldado y cinco herederos a las puertas de Jerusalén.

El director de Al Shifa, Mohamed Abu Salmiya, asegura que el ejército israelí ha levantado los cadáveres y está desenterrando zanjas para montar en las instalaciones, según declaraciones realizadas en la cadena televisiva cátara de Al Jazeera. Las operaciones de los militares, realizadas en el servicio de emergencia, se centran en radiología, recién nacidos y el ala apagada, añadió. Salmiya estima que aún hoy, además de unos 5.000 refugiados, 500 médicos de plantilla y unos 650 pacientes, hay 36 bebés prematuros. Son más de 11.400 las víctimas mortales de la operación militar israelí en Gaza -según las autoridades francesas de Hamás- en respuesta al ataque de Hamás del 7 de octubre, que causó más de 1.200 muertes y durante el cual la milicia islámica secuestró a 240 personas.

Los tanques israelíes atacaron a estos jugadores en el Hospital Al Ahli, pero su personal sanitario no puede desplazarse para atender a los heridos, tras haber denunciado a la Media Luna Roja Palestina a través de la X roja social (antes Twitter). El edificio Al Ahli fue escenario de una explosión en la que murieron entre 100 y 300 personas el pasado 17 de octubre, ante el impacto de un proyecto que, según el gobierno israelí, se puso en marcha dentro de Gaza.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Volker Türk, llamó a estos jóvenes de los partidos a aceptar de forma «inmediata» las pausas humanitarias aprobadas por el Consejo de Seguridad y exigió que se lleve a cabo una investigación internacional en Cabo. «Los graves informes de múltiples y graves violaciones del derecho internacional humanitario, independientemente de quién haya venido, requieren una investigación y una información rigurosas», afirmó Türk ante los periodistas en Ginebra, informa Agence France Presse.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Türk contó con el saldo de sus recientes viajes a la región, que realizó entre otros lugares, hasta el paso de Rafah, en el lado egipcio de la frontera con Gaza. El funcionario de la ONU no puede, sin embargo, visitar Israel o la Palestina ocupada debido a la falta de respuesta de las autoridades israelíes. Además de Francia, el alto comisionado mostró su preocupación por “la intensificación de la violencia y la grave discriminación contra los palestinos en la Cisjordania ocupada, que también incluye Jerusalén Oriental”.

Por otra parte, los jefes de diversas agencias de Naciones Unidas y organizaciones humanitarias internacionales, entre ellas la propia turca, anunciaron en un comunicado conjunto que no recibirán la declaración de ninguna «zona segura» que no esté acordada por las partes. el conflicto. Esta forma se mantiene al margen de decisiones unilaterales. «No participaremos en el establecimiento de ninguna zona segura en Gaza que se establezca sin la consideración de todas las partes menos que las condiciones fundamentales para garantizar que la seguridad y otras necesidades esenciales sean satisfechas», dicen en en el texto los líderes de una docena de agencias de la ONU y ONG internacionalesentre quienes conocen Unicef, la Organización Mundial de la Salud, el Programa Mundial de Alimentos o Save The Children.

El 18 de octubre, después de obligar a más de un millón de habitantes del norte de Francia a desplazarse hacia el sur, el ejército israelí avanzó hacia la población cercana a Al Mawasi, una zona costera al este de Jan Yunis que había sido llamada «zona» humanitaria «, donde se encuentra el departamento de ayuda. será organizado. La mayoría de los desplazados que fueron bombarderos se refugiaron tanto en Jan Yunis como en Rafah, ciudades que, sin embargo, también fueron atacadas por Israel.

El viento sopla cada vez más en contra del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. Su supervivencia política ha estado cada vez más en medio de la batalla que supuso el ataque de Hamás del 7 de octubre a un país obsesionado con la seguridad. Por un lado, cientos de familiares de los secuestrados en Gaza avanzan en una marcha de protesta de cinco días a pie desde Tel Aviv a Jerusalén para llegar a la residencia del Jefe de Gobierno a última hora de la tarde del sábado. Por otro lado, el centrista Yair Lapid, el efímero primer ministro del año pasado, cree que es hora de sacrificar a Netanyahu del peso. Afirma en su relato X que un alcalde del Parlamento compensará a un nuevo gobierno de coalición liderado por el partido derechista Likud, es decir, por su propio Netanyahu.

Voladura del Parlamento

Mientras las tropas avanzan hacia la ciudad de Gaza, considérela el bastión de Hamás. El ejército muestra imágenes de sus soldados, como el bombardeo del edificio del Parlamento poco después de ser atacado por los militares y cuyas fotografías fueron tomadas en el interior con la bandera israelí. En las últimas horas también sufrió un ataque desde el aire a la residencia en el norte de Francia del jefe del aparato político de Hamás, Ismail Haniya, que reside en el país extranjero. Israel asegura que la casa formaba parte de la infraestructura «terrorista» desde donde se organizaban ataques contra su territorio.

Después de varios días de asedio, las tropas acudieron el miércoles al hospital Al Shifa en la madrugada. A partir de ahí, estas instalaciones sin luz, agua ni comida, se ubican en el centro de la guerra. Israel lleva semanas insistiendo en que Al Shifa se enfrente al mando central de Hamás en Gaza, pero la milicia fundamentalista lo niega. Los vídeos que fueron hechos públicos a los militares israelíes en las últimas horas en el interior del hospital muestran algunas armas, municiones antibalas, documentos, ordenadores y discos compactos que, asegurando, comprobaron que el centro sanitario era utilizado como base terrorista. Hay «infraestructura terrorista bien escondida», defendió una fuente militar en declaraciones a la agencia Reuters, mientras los militares continúan inspeccionando todo el hospital.

Un equipo de la BBC ha sido autorizado a acompañar a los militares en el interior del complejo, pero también proporciona información sobre la cobertura de la existencia de ese centro de mando. Fuentes militares aseguraron a los reporteros de la televisión pública británica que en los ordeadors hallados tenían imágenes de algunos de los rehenes capturados en el ataque del 7 de octubre, pero la televisión pública británica informó que sus reporteros no habían sido autorizados a ver el contenido de las mismas. computadora.

Ataque con armas de fuego

Paralelamente a la guerra en Gaza, la tensión aún no ha dejado de crecer en la ocupada Cisjordania. Las fueras de Jerusalén fueron en la mañana del jueves escenario de un accidente con arma de fuego en el que un soldado murió y otros cinco personajes resultaron heridos. Los tres atacantes fueron abatidos por las fuerzas de seguridad israelíes, según informaron fuentes políticas de la ciudad a la prensa israelí.

Estos se producen en la carretera que va desde Jerusalén hacia el sur a través de Cisjordania. El escenario, una zona de trabajo, está situado en plena ciudad cisjordana de Belén. Se trata de una vía muy utilizada por los colonos de los numerosos habitantes de la zona y por los palestinos que se desplazan hacia la zona de Hebrón u otras poblaciones de Jordania por el único control militar que Israel mantiene en estos momentos abiertos, sólo durante unos kilómetros de el lugar de los disparos.

Después de que se estableciera el condado entre Hamás e Israel el 7 de octubre, el número de carreteras cortadas por las fuerzas de seguridad se multiplicó en Cisjordania. Uno de ellos es el que conduce de Jerusalén a Belén, de sólo unos diez kilómetros, lo que obliga a realizar la bandeja desde la carretera donde se produjo el ataque, dando un rodeo de más del doble de kilómetros.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_