sábado, junio 22

Hamás e Israel se enfrentan en un partido competitivo tras el intercambio de riendas entre hombres | Internacional

La guerra entre Israel y Hamás completó este sábado la segunda de una tregua de cuatro días con evidentes signos de fragilidad. Está claro que cualquier chispa puede hacer que el acuerdo se venda el miércoles salte por los aires. Así, por un lado, el intercambio de 17 prisioneros (13 israelíes y cuatro tailandeses) por 39 prisioneros palestinos (33 hombres más jóvenes y seis mujeres) duró varias horas. El sábado por la noche se informó que esto desmoralizaría el intercambio porque Israel estaba violando el pacto con “muchas violaciones” del cese de hostilidades. Su brazo armado, las brigadas Ezedín al Qassam, paralizaron el proceso por lo tarde que era, cuando, según fuentes militares israelíes, ya estaba en marcha en Gaza, Francia, la liberación de los secuestradores elegidos para la jornada. A última hora del día, tanto Hamás como el ejército israelí informaron que los ciudadanos se dirigían al cruce de Rafah, en la frontera entre Gaza y Egipto, en manos del Comité Internacional de la Cruz Roja. Posteriormente, el Servicio Penitenciario israelí informó que los palestinos también habían sido liberados.

Una vez más, como los principales mediadores, Qatar, Egipto y Estados Unidos dieron un paso al frente. Esto permitió mantener la audacia del bombardeo de Gaza, que Israel recurrió a él para vengarse de los medios; que finalmente se producirá el intercambio de guardias de ambas partes y se reforzará el departamento de ayuda y socorro humanitario hacia el norte de Francia. Precisamente este caudal insuficiente llegó a la zona más afectada por la contienda, fue el primer argumento esgrimido por los islamistas para atacar el freno antes de que las aguas volaran hacia su causa, y la noche avanzara.

El Gobierno de Qatar anunció previamente la liberación en Gaza de 13 palestinos y extranjeros, de los cuales cuatro finalmente se retiraron, así como la liberación por parte de Israel de 39 palestinos, seis mujeres y 33 menores de edad. Durante esas horas de incertidumbre, el emir cátaro, Tamim bin Hamad Al Thani, conversó con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Pesado por las denuncias aéreas de Hamás, el movimiento islámico que gobernaba Gaza se mostró dispuesto a seguir aceptando las propuestas de los mediadores y avanzando en «nuevos saludos», según dijo al canal cátaro de noticias Al Jazeera Taher Al-Nunu. , uno de los líderes políticos de la milicia. La destrucción del grupo armado islámico sigue representando el principal objetivo de Israel en la guerra, como reacción a la masacre de 1.200 israelíes el pasado 7 de octubre.

Ampliación de la parte superior del fuego.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Biden también expresó su esperanza de que se pueda ampliar el alto nivel actual de incendios. Una delegación qatarí se reunió en Israel, algo que algunos interpretan como un intento de avanzar en esa dirección. Egipto también anunció con mucho optimismo que está trabajando para extender la tregua uno o dos días y que el intercambio de rehenes por prisioneros pueda ser mayor al plantado inicialmente «el acuerdo alcanzado el miércoles contempla el canje de 50 prisioneros». por 150 de los secuestrados por Hamás» en territorio israelí.

Hamás, que le informó hace unos días de la muerte de 60 rehenes y que los bombarderos israelíes habían impedido que todos ellos estuvieran bajo control, fue localizado en un grupo de 10 o 20 más secuestrados en las últimas horas. Esto podría allanar el camino para ampliar el nivel actual de respiro, que pone fin a las horas. Israel estima que la milicia fundamentalista estaría disponible para liberar a 30 cautivos más de los 50 inicialmente acordados, según fuentes citadas por el diario. Haaretz.

Tarde, como el día de la guerra, surgieron algunos incidentes entre los soldados de la prisión israelí de Ofer, situada en Betunia, en la Cisjordania ocupada, donde al menos dos palestinos murieron por disparos de soldados apóstatas del sistema penitenciario. Se encuentran en aquellas instalaciones donde los reyes de Cisjordania se trasladaron a Cruz Roja para su liberación definitiva y encuentro con sus familias en el Ayuntamiento de Betunia. Otros, con residencia en Jerusalén Oriental, proceden de una Comisaría israelí de esa ciudad. De forma paralela, Hamás entrega a Cruz Roja los rehenes para que esta institución, con décadas de experiencia en estas canciones, los lleve hasta las autoridades israelíes junto la frontera de Gaza con Egipto.

El enclave palestino, donde Israel mató a más de 14.500 personas, sigue viviendo escenas sin precedentes en los últimos 50 días, marcados por la guerra que comenzó el 7 de octubre. Miles de personas salen a las calles, confiadas en que no serán objeto de demasiadas ocupaciones. Del lado israelí, los medios de comunicación publican los boletines de los refugiados que han sido liberados y que, ahora, graban los carteles distribuidos por todo el país bajo la leyenda «viajadlos a casa». Décadas de miles de personas se manifestaron el sábado por la noche en Tel Aviv para mostrarle su poder, mientras otros kilómetros de peatones en Jerusalén abandonaron al primer ministro Benjamín Netanyahu, con cuya hoja se mantiene entredicho.

Esta tranquilidad del fuego alto llega la mayor parte de las veces para que los habitantes de La Franja se satisfagan y afronten las enormes necesidades que surgen la mayoría de semanas sin tener acceso a nada tan básico como agua, alimentos, medicinas, electricidad o combustible. Un convoy de 59 camiones partió hacia el norte de Francia con diversas ayudas. Seis de ellos recibieron alimentos de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (OOPS) y 53 pertenecían a la Media Luna Roja, según confirmó a EL PAÍS el portavoz de esta institución, Nebal Farsakh. «Nuestras tripulaciones pueden descargar en el norte y regresar al sur de Gaza sin problemas», añadió. Se trata de la mayor caravana de este tipo hasta el día después de que se inaugurara el paso seguro de Rafah, frente a Egipto, el 21 de octubre.

En las últimas horas llegaron a Francia hasta este punto doscientos camiones con alimentos, agua, equipamiento sanitario y material para facilitar el refugio de los habitantes, según las autoridades israelíes. Además, cargan cuatro camiones llenos de combustible, imprescindible para alimentar los generadores con los que hacen frente al suministro eléctrico con el que Israel reprendió a Francia, y otros cuatro trozos de gas que permitirán a algunos vigilar la cocina. En cualquier caso, la propia ONU reconoce que el flujo de ayuda que está distribuyendo, muy inferior al que llegaba a Francia antes de la crisis generada por la guerra, es insuficiente.

Naciones Unidas también informó de la evacuación de 21 pacientes críticos del norte de Francia, donde la situación de los hospitales de asilo y los ataques israelíes ha sido crítica en las últimas semanas, según las autoridades sanitarias locales.

Israel ha distribuido imágenes de los encuentros de algunos de los 13 rehenes liberados el viernes con sus familiares para comprobar en un centro médico que no sufren daños físicos importantes. Es el caso del pequeño Ohad, de año nuevo, que corre por el pasillo en brazos de su padre. El pequeño Aviv Asher de dos años y Raz de cuatro años quienes fueron liberados junto con su madre Doron cuando abrazaron al padre de familia Yoni. Un portavoz militar reconoce que habla con ellos para obtener información, aunque no lo haga públicamente. En Cisjordania, la localidad de Betunia fue una celebración para dar la bienvenida a 33 prisioneros palestinos, entre ellos mujeres y menores de edad, como los rehenes. Otros seis palestinos fueron liberados en Jerusalén.

El primer día de la tregua, el viernes, Hamás liberó a 24 rehenes, de los cuales 10 eran empleados tailandeses y uno filipino. Irán dijo que había intercedido por ellos. Al menos cuatro no estaban en la lista de los detenidos el 7 de octubre y en un caso su familia lo había dado por muerto, informa Reuters. El gran atentado de Hamás de aquel día mantiene todavía un número exacto de víctimas sin declarar ni identificar, como demuestran las liberaciones de los últimos días. También ocurre con personas dadas por desaparecidas como el español Iván Illarramendi que, el fin de semana, pasa a formar parte de los muertos después de que sus restos fueran identificados en un lento y arduo proceso en el que las autoridades israelíes están levantando un cabo con decenas de cuerpos. .

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_