sábado, junio 22

La disputa por el dinero de la migración se infiltra en la cumbre de la UE – POLITICO

BRUSELAS – Los países de la UE se pelean por miles de millones de nuevos fondos para hacer frente a la migración a medida que aumentan las solicitudes de asilo y los retrasos se acumulan en las fronteras del continente.

Alemania, que recibió una cuarta parte de todas las solicitudes de asilo de la UE en 2022 quieren específicamente «revitalizar» los lazos de la UE con la vecina Turquía, según un alto funcionario alemán, un guiño a la última vez que el bloque enfrentó tales niveles de migración.

Luego, en 2016, la UE ofreció a Turquía miles de millones a cambio de que el país albergara a miles de refugiados sirios que huían de su guerra civil. Ahora, hay un impulso para autorizar hasta 10.500 millones de euros en dinero nuevo no solo para Turquía, sino también para países como Libia o Túnez, con la esperanza de que les ayude a evitar que la gente entre en la UE sin permiso.

El debate saltó a la agenda de la cumbre de líderes de la UE en Bruselas el jueves y viernes. Y los países debaten si hacer referencia a una solicitud monetaria en las conclusiones finales de la reunión, según cinco diplomáticos y funcionarios de cuatro países diferentes.

La lucha entre bastidores ilustra hasta qué punto la migración ha llegado a dominar la agenda política. Los organizadores de la cumbre esperaban mantener al mínimo las conversaciones divisivas sobre la migración a favor de las discusiones sobre Rusia, China y la seguridad económica. Pero con desastres de alto perfil como el reciente naufragio de inmigrantes cerca de Grecia y las cifras de llegadas que continúan su fuerte ascenso, el tema candente se está volviendo cada vez más difícil de evitar.

En particular, proyecto conclusiones para la cumbre, fechada el miércoles por la noche y vista por POLITICO, todavía había dos referencias indirectas a los nuevos fondos para la migración: la caja registradora de 10.500 millones de euros y otros 2.000 millones para la «gestión de la migración» dentro de las fronteras de la UE.

Si ese idioma sobrevive hasta el viernes es otra cuestión.

Alemania: Hablemos de Türkiye, no de dinero

Alemania, como siempre, es una de las protagonistas del debate y, en este caso, argumenta a favor de los dos bandos.

Por un lado, Berlín quiere renovar las relaciones de la UE con Turquía, con la esperanza de que pueda acoger a más solicitantes de asilo y ayudar a reducir los cruces fronterizos no autorizados. A cambio, los alemanes quieren que la UE mejore las relaciones comerciales con el país.

Sin embargo, por otro lado, Berlín se opone ferozmente al intento de mencionar explícitamente el dinero en las conclusiones de la cumbre. La justificación: comprometerse con nuevos miles de millones ahora pondría en peligro las próximas conversaciones sobre agregar 66 mil millones de euros a su presupuesto. Alemania quiere discutir todo el paquete de inmediato, en lugar de aprobar partes de él por adelantado.

A partir del miércoles por la noche, el proyecto de conclusiones de la cumbre aún contenía un respaldo indirecto del dinero.

Alemania, como siempre, es uno de los protagonistas del debate, y en este caso está argumentando a favor de ambos lados | David Gannon/AFP vía Getty Images

El documento cita «mecanismos de financiación» -visto como una referencia a los 10.500 millones de euros- para «los aspectos externos de la migración». Ese dinero iría a países como Turquía, Libia y Túnez, que los migrantes suelen cruzar para llegar a Europa.

También hay una referencia indirecta a los 2 000 millones de euros para la gestión de la migración dentro de la UE. El texto pide «apoyo a las personas desplazadas», en particular de Ucrania, a través de «una asistencia financiera adecuada y flexible a los Estados miembros que soportan la mayor carga de los costos médicos, educativos y de vida de los refugiados». Traducido, esto significaría más dinero para los países que albergan a la mayor parte de los refugiados ucranianos, como Polonia y Alemania.

Sin embargo, durante una reunión de embajadores de la UE el miércoles, los funcionarios alemanes instaron a sus homólogos a recortar o reducir masivamente ambos pasos, según los cinco diplomáticos y funcionarios, a quienes, al igual que otros funcionarios en esta historia, se les ha otorgado el anonimato porque no son permitido discutir públicamente las conversaciones.

Hasta el miércoles por la noche, esa apelación había fallado. Pero el canciller alemán, Olaf Scholz, podría tratar el asunto personalmente con sus homólogos el jueves.

El argumento alemán es que incluir las cifras significaría que los líderes de la UE esencialmente están dando un gran paso hacia la aprobación de todo el paquete presupuestario, que la Comisión Europea requerido la semana pasada, incluso antes de discutirlo, dijeron dos de los funcionarios.

Sin embargo, se espera que la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, presente brevemente su plan presupuestario de 66.000 millones de euros en la reunión de líderes de la UE el jueves, lo que significa que probablemente habrá un debate inicial sobre el dinero, dijeron funcionarios.

Se espera que los planes de Von der Leyen encuentren la resistencia de varios países, especialmente los llamados países «frugales», incluidos Austria, Dinamarca, los Países Bajos y Suecia.

Hablando en una conferencia de prensa en Berlín el miércoles, un alto funcionario alemán también expresó cautela sobre el plan de von der Leyen.

«Una de las preguntas es: ¿es convincente la evaluación de la situación por parte de la Comisión?» dijo el alto funcionario, que no pudo ser identificado debido a las reglas bajo las cuales se organizó la sesión informativa.

¿Es hora de volver a trabajar con Erdogan?

Al mismo tiempo, el alto funcionario alemán subrayó el interés de Berlín en renovar las relaciones de la UE con Turquía.

“[Turkish President Recep Tayyip] Erdoğan ha sido reelegido y esta debe ser una oportunidad para que la UE dé otra mirada amplia a su relación con Turquía”, dijo el funcionario.

Presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan | Adem Altan/AFP vía Getty Images

«Para nosotros, se trata de volver a poner las relaciones UE-Turquía en la agenda… para posiblemente revitalizarlas, si todas las partes quieren participar en eso», continuó el funcionario, y agregó que la Comisión Europea y el jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell debería «volver en otoño con propuestas».

Una idea podría ser una actualización de las normas comerciales de la UE con Turquía, un tema espinoso, sin embargo, ya que las conversaciones entre Bruselas y Ankara no lograron avanzar en la modernización de la llamada unión aduanera UE-Turquía durante varios años.

Scholz de Alemania mantuvo una llamada telefónica con Erdoğan el miércoles durante la cual ambos líderes discutieron cómo «cooperar más y profundizar los intercambios sobre varios temas de cooperación», según Steffen Hebestreit, portavoz de Scholz.

Cualquier progreso en las relaciones UE-Turquía también requeriría el acuerdo de los países de la UE que siempre están en desacuerdo con Turquía: Grecia y Chipre.

Al menos en este sentido, parece haber avances: «Hemos decidido incluir un párrafo sobre Turquía y las relaciones futuras», dijo un diplomático griego.

El último borrador de conclusiones del miércoles por la noche pide a Borrell y a la Comisión que «presenten un informe» sobre las relaciones UE-Turquía «con el objetivo de proceder de forma estratégica y con visión de futuro».

Los colaboradores fueron Barbara Moens, Jakob Hanke Vela, Lili Bayer, Jacopo Barigazzi y Gregorio Sorgi.