sábado, junio 22

Los últimos palestinos que resisten en el Olivar: “Los colonos intentan frenar la comida en la mesa” | Internacional

“Me morí de un disparo, pero no de hambre”, dice Fayza mientras separa las aceitunas de las hojas sentadas en el suelo. Tiene 62 años y se dedica desde hace poco tiempo al negocio del aceite de oliva en la población cisjordana de Salfit, en la zona con mayor producción de aceite de oliva de Palestina. Fayza y los demás nuevos miembros de su familia son los únicos de los demás que trabajan en los olivos durante toda su cosecha. Todo apunta a cuáles serán los últimos. Desde el 7 de octubre, cuando Hamás atacó a Israel, los ataques contra agricultores se han multiplicado en toda Cisjordania, impidiendo a los palestinos acceder a sus tierras, cosechar aceituna e incluso matándolos si buscaban demasiado en sus campos.

En Salfit no dispone de estuches de muerte, pero sí se tapa y se rellena con el producto. Jamal Mustafá Abu Salimé, propietario de un olivo, dice considerarse «afortunado». Al menos podrá cultivar este campo, el único de los cinco que colocó. Ha desistido de intentar hacerlo en el resto –200 hectáreas en la zona C, controlada exclusivamente por Israel–, divididas en los medios de la ciudad, debido al acomodo de los colonos de Rosh, a petición israelí. A finales de octubre lo probé por última vez. Escuché antes de la hora habitual, en la mesa de medicinas, para solucionar el asunto, pero no funcionó. Mientras los 12 trabajadores de su cuadrilla se apresuraban a descargar los aperos, un dron los alcanzó a poca distancia. Huyeron.

“Si ves el dron, deja la cabeza”, advierte, señalando en dirección al asentamiento. También te advierto que es común que las luces láser te apunten, pero no te preocupes. El asentamiento no es visible desde el olivar, a unos 700 metros de distancia. Para ello tienen cuatro días para poder trabajar. Por eso, este 6 de noviembre utilizó múltiples máquinas para acelerar el proceso. “Es sólo una cuestión de tiempo que también nos llegue a nosotros, por eso queremos ir rápido”, asegura uno de los trabajadores, Mohamed Saed Al Hasan. Sabiendo que cuando lanzaban ataques en otros campos, la familia se reunió y decidió no ponerse en peligro escuchando al recolectar, pero después de unos días el padre cambió de opinión. “Somos 12 en la familia y no podemos renunciar a los 2.000 dólares que recibiremos por el petróleo”, explica. El propietario no paga salario, pero incluye un porcentaje del beneficio y para ellos es su único ingreso. “Los colonos están tratando de abandonar la tarea que les hemos puesto encima de la mesa para luego poder encontrar nuestras tierras”, afirma.

Mohamed Saed Al Hasan recoge algunas aceitunas en un campo de Salfit, Cisjordania, el 6 de noviembre.Álvaro García

Fayza, sin embargo, se niega a trabajar contrarreloj. “Por supuesto que temo por mi vida, pero no me importa entrar a mi casa y cerrar la puerta, que es lo que busco. Cada día, cuando vengo aquí y veo que tengo otro ataque a los versículos del Corán para protegernos, porque sólo Dios determina cuándo es el momento en que vamos a morir”, afirma. La mujer levanta los ojos al cielo, hastiada, cuando le pregunta quién ha sufrido. El día anterior, dice, seis soldados del ejército israelí se marcharon cuando abandonaron el campamento de camino a casa. Los interrogaron y grabaron. Aunque hace tanto frío como en una tierra cercana, a mayor altitud hace sólo 12 días, el ejército entró con bullzoder para cultivar los cultivares. O cómo prácticamente todas las brigadas de militares entran en la ciudad para realizar detenciones y arrestos. Justo en la entrada del olivar se puede ver lo que fue un poblado beduino arrasado, en el que vivían 40 personas que huyeron a mediados de octubre, después de que el ejército destruyera sus viviendas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Todo coincide con que la recolección de aceituna en Salfit se desarrolló con relativa normalidad antes del 7 de octubre. “Desde que los israelíes huyeron a Atacarnos, la Autoridad Nacional Palestina no ha hecho nada. Estamos solos en esto”, informa Salimé. En otras zonas de Cisjordania, la convivencia antes del ataque de Hamás no era tan pacífica. En lugares como Qusra, en la costa sur de Nablús, los aceiteros quisieron avisar al ejército israelí de que querían realizar sus operaciones en sus tierras y les dijeron cuándo debían hacerlo: eran los soldados los que protegían a los colonos. Pero con el estancamiento de la guerra, el ejército no sólo ha dejado de protegerlos, sino que se ha sumado a los ataques, según denuncia el alcalde, Mohamed Jabe. El resultado es que nadie en Qusra pudo recolectar ni una sola aceituna.

No hay diferencia entre colonos y soldados.

Este punto de inflexión también tiene sentido en Salfit. Fayza dice que estabas acostumbrado a temer a los colonos de Rosh, pero ahora ya no estás seguro de cuándo vienen los ataques de ellos y cuándo del ejército. “Los asentamientos son vistos con ropa militar, con la intención de distinguirlos por la kipá”, dice. Salimé explica que en realidad la situación se ha resuelto en los últimos años, desde que se creó esta sensación. Rosh es pequeño, perteneciente a una única familia dedicada a la ganadería de ovejas. “No es posible que una familia de 10 o 15 miembros sea responsable de que no podamos cosechar hectáreas y hectáreas de olivos. No están solos”, protesta.

Un resultado aislado fue ver el cable del vehículo cerca de un grupo de trabajadores limpiando los olivos con el tosco compresor de las máquinas. Lo que abunda son casos como el de Basel Al Arid, un agricultor de 52 años que visita el PAÍS en su casa, ya que lleva semanas que no puede acercarse a los dos campos que planta, con 75 árboles en el primero y 30 en el segundo. Supongamos, desconsolado, que ha perdido sus cosas. La última vez que lo intentó fue la semana anterior, sobre la tarde de la mañana, cuando cargó el material en la furgoneta. “Entonces un vecino me llamó desde el campo de al lado y yo sabía que cuando él estuviera recogiendo, vendrían los colonos y lo atacarían a punta de pistola. Se vieron obligados a colocar todos los equipos y frutas en el camión del colono, por lo que ahora también lo perdieron”, afirma. No te preocupes por nada.

Sus tierras chocan con los territorios ocupados ilegalmente por los colonos de Rosh, en un punto más alto de los campos de Salimé, más vulnerable. No es posible calcular el impacto económico que tendrá esta situación en las familias y los trabajadores. Es mi único sustento. «Tengo permiso para trabajar en Israel y lo hice tiempo, pero ahora no puedo pasar», explica. Los palestinos de Salfit no pueden utilizar la carretera principal porque cruzan una carretera de circunvalación construida para el asentimiento de Ariel y el ejercicio de les impide el paso. Por ello y por los continuos controles fronterizos, los habitantes de la zona se desplazan durante un mes por caminos secundarios para llegar a la población. Pero no en sus campos.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_