jueves, junio 13

Syriza, el gran partido de la isla griega, se ha desarrollado en libertad | Internacional

El secretario general de Syriza, Estéfanos Kaselakis, se reunió en septiembre con amigos del principal partido rival de Grecia, mientras el viento promovía su nueva imagen y estilo. Kaselakis vivía con otro hombre, creía en Estados Unidos, trabajaba para el banco Goldman Sachs y es colaborador del Partido Demócrata del presidente estadounidense Joe Biden. Llevó todo el ímpetu de sus 35 años, ni un solo ataque a las viejas estructuras del partido y la energía del disruptivo. Era una bocanada de aire fresca, aunque desconocida para la mayoría. Pero en dos meses al frente del principal partido de Izquierda en Grecia, Kaselakis vio cómo 11 de sus 47 diputados abandonaban la formación mientras los equipos relegaban a Syriza al segundo puesto de la oposición, por detrás de los socialistas del Pasok, algo que no hará. sucede desde 2012.

El nombre de Syriza está asociado desde junio al líder indiscutible de Alexis Tsipras, primer ministro entre 2015 y 2019. Sin embargo, el carisma de Tsipras no ha impedido que el partido del conservador Kyriakos Mitsotakis, Nueva Democracia, se convierta en alcalde general de 2019. – mientras que Syriza obtuvo 86 votos en un Parlamento de 300 – y Mitsotakis no pudo revalidar a ese alcalde el 25 de junio.

En medio de resultados desastrosos que sorprendieron a los de afuera, Tsipras recurrió a él y abrió un proceso de elección primaria para elegir a su sucesor. Kaselakis llegó a las primarias con el apoyo del 56% de los afiliados, por delante del 44% obtenido por su rival, Efi Ajtsioglu, administrador laboral de Tsipras. Euclidis Tsakalotos, ex ministro de Finanzas, fue eliminado en la primera vuelta con un 9%. El martes pasado, Ajtsioglu y Tsakalatos abandonaron Syriza junto con otros nuevos parlamentarios, para crear un nuevo partido «de izquierdas, ecologista y feminista».

El Ministro Gris de Trabajo, Efi Ajtsioglu, a la izquierda, el Ministro Gris de Finanzas, Euclidis Tsakalotos, asiste a una sesión del Parlamento en Atenas, el lunes 15 de enero de 2018.Petros Giannakouris (AP)

El sector jurídico de Kaselakis asegura que el significado no debe tener razones ideológicas o programáticas. La nueva dirección lamenta que los derrocados no puedan aceptar el resultado de las primarias y estarán ahí porque no perderán el poder interno que buscaban. Este periódico ha intentado reconvertir la opinión del propio Kaselakis y de los miembros de la actual dirección. El responsable del sector reacciona comentando la ruptura porque cree que problemas internos entre el público podrían comprometer el partido. Bajo condición de anonimato, varios dirigentes de la formación coinciden en señalar que, según ellos, las discrepancias de Syriza con Ajtsioglu y Tsakalotos son sólo entre sus propios Ajtsioglu y Tsakalotos. Garantizar que ninguno de sus plantadores debata cuestiones ideológicas en el comité central.

Nasos Iliópulos, desde hace 39 años, futuro portador del nuevo grupo parlamentario formado por parlamentarios disidentes, comenta en una conversación telefónica que no le gustan las formas ni el contenido de Kaselakis: “Sobre la primera discusión como secretario general en el gobierno central comité – en septiembre – Parece que el CEO anunció a pesar de en una empresa. Y sus propuestas para reformar el mercado laboral son totalmente neoliberales». Cuenta la leyenda que la prueba de que no se trata de una disputa de sillones es que 1.000 cargas locales en toda Grecia han abandonado el partido desde que Kaselakis fue elegido en septiembre.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Syriza sigue siendo la principal fuerza de oposición en el Parlamento, pero cinco reuniones publicadas han sido destacadas por distintos medios de comunicación detrás de la intención de voto del partido socialista. Los de Kaselakis dejaron votos que van tanto hacia la centroizquierda del Pasok como hacia los comunistas del KKE. Ahora los electores ya no saben el número de 930.000 electores que se inscribieron en junio pasado.

Una fuente conocedora del proceso que prefiere permanecer en el anonimato informa que las dos principales dificultades a las que se enfrentará la escisión cuando se encuentre en una nueva partición serán la financiación y el consentimiento territorial. “Sin subvenciones les costrá crear estructuras y sólo tender militantes a Atenas”. Este veterano analista de Helena Island cree que a Kaselakis se le quitó el camino para encajar en su círculo de confianza. “Probablemente se debió a su inexperiencia. Pero los perdedores de las primarias quedaron completamente excluidos”, explica.

La respuesta más inmediata, tanto para Syriza como para sus exiliados, serán las elecciones europeas del próximo junio. Competirán entre sí, además de contrarrestar el resto de aplicaciones, aunque ambos intentarán que sus compañeros sean su principal objetivo. Iliópulos afirma: “No queremos crear un partido para los desengañados de Syriza, sino un proyecto abierto para mucha más gente”.

Corina Vaiutopoulou, antigua militante de Syriza y periodista del periódico EfsynCreo que Kaselakis es el síntoma de la crisis, no la causa. Y se explica que la crisis estalló en 2015, cuando Tsipras celebró un referéndum sobre los programas de austeridad impuestos por la Unión Europea, que acabó aceptando. Vesimolpoulou lamenta que el resultado de esa consulta del 5 de julio de 2015 haya llevado al Gobierno a recuperar por sí solo el paquete de rescate que en aquel momento el jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, afirmó: «hasta la política de austeridad total que había sufrido el país durante todos los años anteriores”. Tsipras y Syriza hicieron campaña a favor del «no» al rescate. Y el ‘no’ ganó con el 61,31% de los votos. «Pero lo que vimos un día después de este referéndum, y de este resultado tan impactante, fue la capitulación de Tsipras y la aceptación de un tercer paquete de rescate», concluye el viejo militante de Syriza.

Vesimolpoulou no aprecia ahora las grandes diferencias ideológicas entre Kaselakis y quienes fueron. “Hay una crisis en el departamento de energía. Hay gente que cree que el partido era suyo y se arrepiente aunque no sea así. Tachan a Kaselakis de déspota. Pero cuando Alexis Tsipras se convirtió en el testigo del partido de todos los presentes. Ahora es difícil obedecer a un testigo que no conoces. Kaselakis lo sabe muy mal y parece que poco o nada sabe de la gris realidad y de la realidad del partido, pero no es el único. Todos lo hicieron mal”.

Tsipras guarda silencio

Analistas y activistas se preguntan por qué Tsipras piensa en esta situación y por qué guarda silencio. Pero en este punto coinciden tanto los Kaselakis como los excindidos. “Tsipras dijo que permanecería neutral en el proceso de reestructuración del partido y, con su silencio, cumpliría su palabra”, dice Iliópulos. Una de las fuentes que prefiere el anonimato cree que, en gran medida, Tsipras es responsable de la situación actual y de ahí su silencio: “La reestructuración del partido debió haber ocurrido en 2019, cuando los resultados electorales eran dignos. Pero tanto Tsipras como Ajtsioglu han creado un partido más pequeño bajo el control de un proceso de apertura».

Según Tsipras, Vasilopoulou dice: “No sabes si estás feliz pensando ‘después de mí, la inundación’ o si quieres saber adónde va la cosa para cuidar de uno o del otro. Pero impresiona que en momentos en los que el partido está destrozado por la verdad, y cuando a veces una palabra puede ayudarte, haya elegido el silencio. Y seguir en silencio”.

La disolución del grupo parlamentario ofrecerá un período de respiro a Kaselakis. Sin críticos, ahora tendrá más tranquilidad para escuchar tanto a su líder como a su línea estratégica. Al menos, hasta el congreso de Syriza, previsto para febrero. La primera prueba oficial que afrontará el nuevo líder serán las elecciones al Parlamento Europeo previstas para el próximo mes de junio. Una deriva electoral habría puesto en peligro no sólo el futuro político de Kaselakis, sino también la continuidad de su propio Syriza.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_