sábado, junio 22

Un ciudadano de Kiev abre hostilidades políticas en Ucrania al acusar a Zelenskij de autoritarismo | Internacional

La tregua política en Ucrania ha terminado. Las hostilidades quedaron arrasadas en la cúpula del poder craneal coincidiendo con el futuro sombrío que parte del país en el campo de batalla. El alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, acusó al presidente, Volodímir Zelenski, de excesiva concentración y de llevar al país hacia el autoritarismo. «No nos diferenciamos de Rusia, donde todo depende del estado de ánimo de cada uno», dijo Klitschko anoche en el semanario alemán. El espejo.

La tumultuosa vida política de Ucrania firmó un armisticio el día que el presidente ruso Vladimir Putin anunció su invasión, el 24 de febrero de 2022. Dos años después, la tensión ya no puede ser ignorada por los numerosos mensajes patrióticos de unidad. Klitschko, que ha sido miembro de la capital durante el nuevo año y también candidato presidencial, admitió dos entrevistas que marcaron una nueva fase en la vida política ucraniana.

El alcalde de Kiev aprobó el creciente malestar que está ganando terreno en la sociedad. Klitschko criticó a Zelenski por cometer muchos errores, pero el director no preparó a Ucrania para una invasión. “La gente se pregunta por qué no estamos preparados para la guerra, por qué Zelenskiy no tuvo el último momento en que esto fue posible o por qué los rusos se reunieron tan rápidamente en Kiev. Hay mucha información que no era cierta”, comentó Klitschko este sábado en la edición anterior de 20 minutos.

El campeón de boxeo de los pesos pesados ​​y referente político de la oposición ya dijo esta misma crítica contra Zelenski en una entrevista de septiembre de 2022 con EL PAÍS: el presidente descartó que una invasión rusa fuera posible hasta unas horas antes de que se produjera, desmintiendo las advertencias de parte de a los servicios de inteligencia estatales que el ataque era inminente.

Sobre todo, Klitschko cargó contra Zelenski por el poder que ostentaba en la presidencia, quedando en segundo plano frente al Gobierno y también ante la Rada, el Parlamento ucraniano, donde su partido ostenta la alcaldía absoluta. Para Klitschko, el único oponente que hay en Ucrania, un país cada vez más centralizado, en su opinión, son los ciudadanos. El espejo También habló con el parlamentario Oleksii Goncharenko, la voz más conocida de Solidaridad Europea, el principal partido de la oposición. Goncharenko denunció que Zelenski y su mano derecha, Andrii Yermak, están tomando decisiones sobre todo un país. En una de las críticas más habituales a Zelenski, Goncharenko lanzó el férreo control sobre los medios de comunicación, en concreto, con la información unificada que se ha creado desde el inicio de la guerra: «El líder se siente cómodo con el eco de lo que no es hay críticas y eso controla a buena parte de los medios”.

El alcalde, con el jefe del ejército.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Klitschko también habló sobre el tema que más malestar causó a la Presidencia, las diferencias que se hicieron públicas fueron en noviembre con el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas Ucranias, Valeri Zaluzhni. Este anuncio general fue hecho El economista, en una entrevista y en un extenso artículo, que no era necesario que la situación en el frente cambiara a favor de Ucrania y que el país debía prepararse para una guerra a gran escala. Zelenski desautorizó públicamente a Zaluzhni, subrayando que no es seguro que el frente sea firme y que el país no necesite mensajes negativos. El alcalde de Kiev dijo en nombre de los militares: “Podemos mentir con euforia ante nuestro pueblo y nuestros aliados. Pero no podemos hacer esto para siempre. Algunos de nuestros políticos criticaron injustamente a Zaluzhni por sus palabras claras. Yo le doy mi apoyo”.

Preocupado por aspirar a ser presidente, Klitschko evitó la respuesta, argumentando que la situación requiere lealtad a Zelenski. En las hipotéticas elecciones presidenciales y legislativas, hoy nos encontramos con una gran mayoría alcaldesa que recurrió al actual presidente de su partido, Servidor del Pueblo. Las elecciones presidenciales deben celebrarse en marzo de 2024. Las elecciones para renovar el Parlamento deben celebrarse en estas elecciones, pero según la Constitución, si el decreto legislativo está en vigor no se pueden organizar elecciones.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, durante una visita al frente de Járkov, el 30 de noviembre de 2023.Anadolu (Anadolu vía Getty Images)

El grupo de Zelenski ha abierto de lleno el debate sobre la conveniencia de celebrar elecciones presidenciales y legislativas, antes de la reforma de la Constitución, con algunos cómicos que, con toda probabilidad, se habrían mostrado a favor. Pero las elecciones indican que la población está en contra de una sola elección, porque hay multitud de contratos que limitan la pluralidad del voto, debido a la imposibilidad de participar en los territorios ocupados por Rusia a los millones de ucranianos que han sido desplazados en el externo. Pero desde Estados Unidos, el principal financiero y militar de Kiev se unió a la Unión Europea, en el Partido Demócrata y Republicano se reunieron más voces que dejaron claro que Ucrania se esforzaba en demostrar su compromiso con la democracia. Para Zelenski, el problema es que cuanto más tiempo pasa, más deserciones son sus opuestos. El economista publicó esta semana las conclusiones de una reunión en la que Zelenski obtuvo sólo un 32% de popularidad, por delante del 70% de Zaluzhni.

El economista También informó que la presidencia ucraniana presidió a Zaluzhni para limitar sus intervenciones públicas. Fuentes cercanas al comandante en jefe explican a este diario el pasado mes de abril en el que la presidencia pedía a Zaluzhni que evitara su presencia en lugares para frenar su popularidad. Otras fuentes militares en el frente del país aseguran que el equipo del presidente ha pedido a otro hombre del partido especialmente popular de Zelenskiy, Vitalii Kim, gobernador de Mikolaiv, que corresponda a su presencia pública.

Los casos de corrupción y los malos resultados militares en el frente están socavando el peso popular que tenía Zelenski. La gran contraofensiva ucraniana iniciada en junio ha desaparecido en la nada y el enemigo avanza entre los frentes de Donetsk y Yarkov. La población está intentando hacer sacrificios para seguir luchando contra Rusia, según las empresas de encuestas de opinión. Tanto Klitschko como Goncharenko son políticos más nacionalistas que Zelenski y también menos inclinados a que él entregue algo a Rusia. Pero hay otros políticos que están ganando notoriedad y que defienden la apertura de negociaciones de paz, el más desestabilizado, Oleskii Arestovich, el antiguo hombre de confianza de Zelenski.

Es difícil tomar decisiones basándose en la razón, no en la emoción, mientras el invasor ruso continúa avanzando hacia Ucrania. Hoy en día, el 60% de la población sigue siendo partidaria de Luchar hasta que los rusos fueron expulsados ​​de todo el territorio, tras una reunión de Gallup el pasado mes de octubre. Las atrocidades rusas continúan ocurriendo, como he podido comprobar en el vídeo difundido esta semana en las redes sociales de la ejecución de dos soldados calavera que se habían encontrado en una trinchera del frente. El Ejército confirmó la veracidad de las imágenes y la Fiscalía ucraniana abrió una investigación por un posible crimen de guerra.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_