jueves, junio 13

Vladímir Putin aspira a cumplir 30 años al frente de Rusia en lugar de unas elecciones inigualables | Internacional

Con la oposición entre rejas o en el exilio, y con el resto de partidos -permitidos por el Kremlin- ​​a la espera de que el presidente Ruso dé el paso, Vladímir Putin ha confirmado algo que el mundo entero ya sabía: si se postulará para un quinto mandato en las elecciones presidenciales de tres días que culminarán el 17 de marzo de 2024. En el caso de que Putin gane las elecciones —algo que se por hecho por su férreo control del aparato estatal y la ausencia de rivales— y complete el legislatura de seis años, hasta que en 2030 Stalin habría tenido el control de más de tres décadas del Kremlin.

Pese a la importancia de su candidatura, no fue el líder ruso quien hizo público el anuncio, sino Artiom Zhoga, actual presidente del autoproclamado Parlamento de la separatista República de Donetsk y padre de un líder del batallón Prorruso Sparta caído en la guerra contra Ucrania el año pasado. El líder confirmó a los periódicos la noticia de una reunión a puerta cerrada de los separatistas con Putin.

«Los que participaron en las elecciones presidenciales, a la respuesta que son tiempos diferentes, difíciles, pero en este momento estarán con el pueblo y se presentarán ante los cómicos», manifestó Zhoga.

Putin no tiene rivales, habla literalmente. El presidente ruso obtuvo el 70 % de los votos, tras una reunión publicada por la Fundación de la Opinión Pública (FOM), en un porcentaje que el instituto Levada situaba en el 58 % en una encuesta publicada el año pasado. El próximo aspirante es el líder del Partido Comunista de Rusia de 1993, Guennadi Ziugánov, de 79 años, pero su partido no ha confirmado ninguna candidatura. El político de esta formación jurídica del Kremlin acaba de obtener el 1,3% de los votos, deseando el estudio Levada.

Según fuentes del Kremlin citadas por el diario digital meduzaun «estratega político» de Putin, Serguéi Kiriyenko, ha establecido que hay rivales de Putin no puede tener menos de 50 años ni gozar de gran popularidad. El medio, prohibido por las autoridades rusas, señala que la administración presidencial quiere evitar que los ciudadanos sientan que el presidente «no es la misma persona que tomó el poder con mano firme».

Los índices de popularidad de Putin mantienen un alto peso en la resistencia a la guerra contra Ucrania. Según las encuestas del instituto independiente Levada, el 85% de los rusos aprobó su gestión en noviembre. Su ayuda aumentó gracias a la invasión del país vecino en febrero de 2022: desde 2018, año del campeonato mundial de fútbol celebrado en Rusia, su popularidad fue disminuyendo un 65% hasta la fase final de 2021.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

“Observamos niveles similares de atractivo para el actual presidente después de 2014 – el año de la anexión ilegal de Crimea, que provocó una ola de euforia en el país – ya a mediados de la década de 2000 – con la estabilidad económica y social de Putin en los turbulentos años diecinueve. años—”, dice Levada. “Al alcalde ruso le gustaría ver a Vladímir Putin como presidente después de 2024”, concluyó el instituto.

La postulación de Putin fue confirmada un día después de que el Consejo de la Federación, la cámara alta rusa, fijara el 17 de marzo como fecha definitiva para las elecciones presidenciales. Esto comenzará durante tres días, a partir del día 15, debido a la introducción del voto por internet, un sistema creado por el Kremlin que ha sido denunciado tanto por disidentes como por algunos miembros de los partidos oficiales. Entre ellos, el exjefe de la rama moscovita del Partido Comunista de Rusia, Valeri Rashkin, encabezó protestas en la capital contra el presunto fraude electoral en las caricaturas legislativas de septiembre de 2021. Rashkin fue arrestado un mes después acusado de un procesamiento ilegal.

Competidores cancelados

Se cancelaron dos posibles competidores de Putin dentro del sector ultranacionalista. El jefe del grupo Wagner, Yevgueni Prigozhin, cayó a finales de agosto en un desastre aéreo que su líder ruso atribuyó – desgraciadamente los resultados de la investigación fueron muy públicos – a una supuesta mezcla de drogas y granadas en el dirigible hace dos meses. después de que el líder mercenario se desintegrara en una rebelión fallida por su manejo de la guerra en Ucrania. Gracias a sus críticas iracundas, el apodado Cjefe de putin tuvo gran popularidad en Rusia. Y otro crítico, uno de los soldados rusos que instigaron el movimiento separatista en la región de Donbass en Ucrania en 2014, el excomandante Ígor Guirkin. Strelkov, está en prisión para desacreditar al alto mundo y teme ser asesinado. “Lo que más temo es que, cuando me impongan la pena penal habitual, me amnistien como a los cocinero”, denunció irónicamente esta semana.

Como oposición democrática, sólo el partido pacifista Yábloko resiste dentro del sistema, aunque no tiene presencia en el Parlamento. Su fundador, Grigori Yavlinski, no tiene intención de presentarse como candidato a una formación que no dirige si reúne a 10 millones de empresas. “Es urgente que Rusia y Ucrania dialogen para afrontar la matanza”, expresó el historiador político a este periódico en una entrevista reciente.

Por su parte, el movimiento del disidente encarcelado Alexéi Navalni ha pedido a los rusos que voten como alternativa a Putin, al considerar que considera los cómics «una parodia del proceso electoral» y que sus resultados «serán, como siempre, falsificados». . .

La organización de Navalni, declarada extremista por el Kremlin, reunió a estos jóvenes en varias ciudades rusas, uno de los carteles donde se ubicaba «Rusia sin Putin». Su líder apenas pagaba a principios de año el 9% de la población, según el Levante. Encerrados en una celda en estricto aislamiento, sus abogas denunciaron que las autoridades les impidieron visitar al activista, y este no tuvo ninguna discusión con el público para una videoconferencia programada para esta semana, lástima que no tuvo explicación oficial.

Quinto mandato presidencial

Putin se postulará el próximo año para el que será su quinto mandato presidencial. La vertiginosa carrera en el poder del veterano agente de la KGB comenzó en medio del colapso de la URSS en 1991, cuando comenzó a trabajar como asesor del entonces alcalde de San Petersburgo, Anatoli Sobchak. Fue catapultado al círculo del presidente Boris Yeltsin, quien lo nombró jefe del Servicio Federal de Seguridad -la antigua KGB- en 1998 y primer ministro en 1999. Gracias a la sorpresiva dimisión de Yeltsin, Putin asumió la presidencia interina el 31 de diciembre de 1999 y descendió su peso en las urnas en el año 2000.

El líder ruso se propone completar un cuarto de hito en el frente del país. La Constitución le impidió repetir su mandato en la legislatura de 2008 a 2012, cuando ejerció como primera ministra mientras uno de sus eternos sucesores, Dmitri Medvédev, asumía la presidencia. En 2024, sin embargo, será diferente: el Kremlin modificó las disposiciones de la Ley Fundamental tras un referéndum celebrado en 2020, en plena pandemia, y limpió la historia de los mandatos de Putin. En teoría, según la ley actual puede presidir las legislaturas del país durante seis años más, hasta 2036.

El objetivo del Kremlin es convencer a los rusos en la campaña electoral de que no hay más alternativa a Putin que el caos. “Teniendo en cuenta la situación actual, la época dramática que enfrenta nuestro país, esta decisión es absolutamente lógica y correcta. Su trabajo como presidente debe continuar”, afirmó Medvédev, quien confirmó la candidatura de su mentor.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_